23 mayo 2008

Noticias del frente de batalla. Aliados le dan la espalda a Bush

----------------------------------------------------
.
adversatur et extollitur supra omne, quod dicitur Deus aut quod colitur, ita ut in templo Dei sedeat, ostendens se quia sit Deus.Non retinetis quod, cum adhuc essem apud vos, haec dicebam vobis? Et nunc quid detineat scitis, ut ipse reveletur in suo tempore.
.
APOCALIPSIS
..

A pesar de los esfuerzos del gobierno estadounidense para aislar y derrotar a los "terroristas y radicales", como dijo el presidente George W. Bush la semana pasada en su discurso ante el parlamento israelí, los actores regionales negocian con esas "fuerzas del mal". "Ocurre que Estados Unidos, que durante largo tiempo pudo ejercer un completo control sobre la 'diplomacia de la paz' en la región, ya no está en condiciones de hacerlo" "Esto ocurre esencialmente por los temores que causa nuestra falta de liderazgo y nuestra incapacidad para afrontar una situación que nosotros mismos creamos", afirmó el coronel retirado Lawrence B. Wilkerson.

Luego de un estallido de violencia sectaria que la semana pasada puso a Líbano al borde de la guerra civil, la oposición liderada por el partido islamista Hezbolá y sus milicias, y el gobierno , finalmente llegaron el miércoles a un acuerdo para poner fin a bloqueo político que tuvo paralizado al país en los últimos 18 meses. Pero el hecho de que Teherán pueda ser aislado efectivamente queda en duda no sólo por los avances de Hezbolá, sino también por la situación en Iraq, donde esta semana el ejército no encontró resistencia para tomar el control de la zona de Bagdad conocida como Ciudad Sadr. Se cree que eso fue posible por un acuerdo secreto entre el presidente iraquí, Jalal Talabani, y el general iraní Qassem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds, unidad de elite de la Guardia Revolucionaria. El acuerdo prohíbe explícitamente que tropas de Estados Unidos ingresen al área, principal bastión de las milicias lideradas por el clérigo chiíta Moqtada al-Sadr.


Insurgentes islámicos se hacen fuertes en pueblo del sur de Somalia.

Insurgentes islámicos capturaron un importante centro agrícola del sur de Somalia y provocaron la huida de centenares de pobladores, afirmó el sábado un líder de derechos humanos. El ataque pone de manifiesto la vulnerabilidad del gobierno, al tiempo que se estancaban las onversaciones de paz bajo el auspicio de las Naciones Unidas en la vecina Djibuti. Ali Bashi, del grupo de derechos humanos Fanole, dijo que los combatientes de la Unión de Cortes Islámicas expulsaron de Jilib a los milicianos del frágil gobierno de Somalia y que el sábado patrullaban el pueblo sureño.

Después que los insurgentes ingresaron al pueblo por varios direcciones, los grupos beligerantes se enfrentaron en varios combates con armas de fuego y granadas propulsadas por cohetes. Los milicianos islámicos se apoderaron de armas y equipos de las fuerzas leales, inclusive cuatro camiones blindados, dijo un testigo Elmi Ali. El pueblo está situado en una zona muy volátil donde dos contratistas de las Naciones Unidas, un británico y un keniano, fueron secuestrados hace algunos meses. El debilitado gobierno de Somalia, que cuenta con el respaldo de la ONU ha tenido dificultades para acabar con la insurgencia. Los islámicos han intensificado sus ataques desde que la aviación estadounidense mató aun presunto líder de al-Qaida en Somalia el 1 de mayo.


Acusan a soldados etíopes que combaten la guerrilla en Somalia de atroces crímenes

Amnistía Internacional dijo el martes que los soldados etíopes que respaldan al gobierno de Somalia matan a civiles, degüellan a la gente y violan repetidamente a las mujeres. El grupo activista pidió a la comunidad internacional que detenga el derramamiento de sangre. Difundió un informe que detalla el asesinato indiscriminado en esa nación del Cuerno de Africa, y atribuye algunas de las peores atrocidades a los soldados etíopes. Por supuesto el gobierno etíope dijo que el informe es "categóricamente erróneo".

El débil gobierno de transición somalí solicitó la ayuda de las fuerzas etíopes a fines del 2006 para combatir a los islamistas insurgentes. Además, el país padece desde hace décadas las consecuencias de las milicias leales a diferentes líderes y caciques. Amnistía dijo que tiene numerosas informaciones de asesinatos por parte de las fuerzas etíopes. En un caso, "fue degollado por los soldados etíopes un niño delante de su madre", según el informe. Con frecuencia las víctimas son abandonadas a morir en las calles, hasta que se retiran los combatientes y los cadáveres puedan ser recuperados. Los funcionarios etíopes negaron la veracidad de la información difundida por Amnistía el mes pasado, que acusó a sus fuerzas de "homicidios selectivos de civiles", especialmente durante el asalto de la mezquita de Al-Hidaya, en el que murieron 21 personas