15 mayo 2008

Un ejemplo de luz y un ejemplo de oscuridad

----------------------------------------------------------
.
El gobierno chino teme que las víctimas fatales sobrepasen las 50.000, aunque las infructuosas labores para ubicar a los desaparecidos y sepultados bajo tierra hace suponer que la cifra será aun mayor.
.
(Al correr el video pon en pausa el, MP3, que está en la barra lateral)
.

.
A veces las peores desgracias sacan a la luz el temple de los pueblos, y el pueblo chino ha mostrado su dignidad y su valor. Y con humildad han aceptado la ayuda extranjera.
.
Como el terremoto "más destructivo" desde 1949 calificó el primer ministro chino, Wen Jiabao, el sismo que sacudió a China el lunes, según medios oficiales. De acuerdo a éstos, el gobierno de la provincia de Sichuan teme que la cifra de muertos llegué a los 50.000. Las dudas sobre la real magnitud del movimiento telúrico provienen de la gran cantidad de desaparecidos y personas sepultadas bajo los escombros. Para las más de 20.000 personas sepultadas, cada día que pasa disminuyen sus posibilidades de sobrevivir. Unos 100.000 soldados han sido movilizados o están ayudando en las tareas de rescate. Mientras, los dañados diques constituyen una nueva amenaza para los supervivientes.
.
El jefe del gobierno chino ordenó el envío de cien helicópteros a la provincia de Sichuan, difícilmente accesible, donde aterrizaron numerosos paracaidistas y se lanzaron toneladas de productos de ayuda. El terremoto causó heridas a en torno unas 65.000 personas, de las que más de 100.000 se encuentran en estado grave, informan los medios chinos. Falta agua potable, alimentos, medicamentos y tiendas para los supervivientes de la catástrofe. Decenas de miles de personas que se han quedado sin hogar pasaron su tercera noche consecutiva a la intemperie, apenas cubiertos por unas lonas.
.


El ministro para Recursos Hídricos, Chen Lei, habló en Beijing del "serio peligro" que suponen las grietas causadas por el sismo en los diques de contención de los embalses, sobre todo en Sichuan. Según declaró, citado por la agencia Xinhua, es necesario informar de los potenciales peligros a fin de evitar una nueva catástrofe. "El resquebrajamiento de diques podría ocasionar numerosas víctimas si las inspecciones y los trabajos de saneamiento no se llevan a cabo a tiempo", advirtió también su viceministro, citado por el "China Daily". En el distrito de Maoxian, dos diques están "tan dañados" que se ordenó evacuar la zona.

Al norte de Beichuan, donde todavía miles de afectados se encuentran bajo los escombros, el río Jianjiang quedó bloqueado por un gran movimiento telúrico. El agua se ha estancado ante una barrera de guijarros y rocas que amenaza con inundar la zona. "Si se rompe la pared que bloquea el río, la ciudad será engullida por el agua", advirtió un experto. "Todas las personas que se encuentran atrapadas morirán". Un grupo de expertos se trasladó a la zona para valorar la amenaza, informó el instituto sismológico. Los trabajos de rescate en la ciudad de Beichuan continúan, pese a todos los peligros. Además, expertos señalan que una persona puede sobrevivir un máximo de tres días sin agua y tres semanas sin comida, pero al estar enterrados bajo escombros, el miedo puede alterar el metabolismo y disminuir con mayor rapidez las reservas corporales. Y peor aún es la situación de los cientos de niños atrapados entre las ruinas de al menos nueve colegios.

Pero que diferente es la realidad en Birmania, donde un poder infame no se inmuta al ver a sufrir a su pueblo.

Que vergüenza.

A pesar de estas cifras tan alarmantes, y de los entre 1,6 y 2,5 millones de damnificados que necesitan urgentemente alojamiento, comida o agua, la Junta militar ha mostrado más interés en contar los votos del referéndum constitucional del sábado que los muertos por el ciclón, que siguen descomponiéndose al aire libre en muchos arrozales y ríos del delta del Irrawaddy.En un inusual caso de rapidez en el recuento del escrutinio, el Comité para la Celebración del Referéndum anunció ayer que la nueva Carta Magna redactada por los militares había sido aprobada por el 92,4% de los 22 millones de electores que votaron el pasado sábado.

Otra cifra que, por su abrumadora contundencia, resulta extrañamente anómala en una consulta popular, pero que se entiende a la perfección si se tiene en cuenta el estado de terror que ha impuesto el régimen pilotado por el general Than Shwe. A la vista de las coacciones o las futuras represalias, pocos se han atrevido a rechazar la Constitución elaborada por la Junta militar, que ya ha sido criticada por la oposición por vetar a su líder, la Premio Nóbel de la Paz Aung San Suu Kyi, y por reservar al Ejército el 25% de los escaños del Parlamento en las elecciones previstas para 2010.