16 junio 2008

El descanso ha terminado y las noticias llegan atropellándose "La pandemia que viene!

.
El justo sin justicia a muerte
será llevadoPúblicamente, y del medio extinto
Tan gran peste en este lugar se producirá
Que los juzgadores a huir serán obligados.
.
NOSTRADAMUS
.
Este video fue tomado en un parque donde todas las aves está contagiadas de Gripe Aviar. Es el lamento de un hombre sobre la suerte y el futuro.
.
(Al correr el video pon en pausa el MP3, que está en la barra lateral)

¿Listos para la pandemia? - Por Ana María Salazar- Fuente "El Universal".

Una de las grandes amenazas a la existencia misma de la humanidad han sido los surgimientos periódicos de pandemias de enfermedades altamente infecciosas y mortales. Michael T. Osterholm nos recuerda en un artículo publicado en Foreign Affairs (julio-agosto de 2005) lo peligroso que pueden ser las enfermedades infecciosas. Se calcula que la pandemia de 1918-1919 mató de 50 a 100 millones de personas. Otras pandemias, las de 1957-1958 y 1968-1969, fueron menos agresivas pero mataron a miles de personas. ¿Por qué tocar el tema de las pandemias en este momento? Porque en dos meses y medio México será anfitrión del XVII Congreso Mundial sobre Sida, que es un recordatorio de que las enfermedades infecciosas siguen siendo uno de los grandes asesinos.

Pocos casos ilustran mejor el peligro que una enfermedad emergente representa para la salud pública, la estabilidad social y las instituciones como el sida. Desde su aparición en 1981, se ha convertido en el prototipo de epidemia y enfermedad emergente. Varios problemas impidieron la contención inicial de la epidemia. A finales de 2005, ONUSIDA estimaba en 39.5 millones las personas con VIH en el mundo, de los cuales, a fines de 2006, 1.7 millones habitan en América Latina. En la región, una de cada 200 personas entre 15 y 49 años (0.5%) era VIH positiva. Ahora, la amenaza es una pandemia de gripe aviar. Ya van varios años que los expertos a gritos piden a los gobiernos del mundo prepararse. Y aunque parecería que ha cedido el peligro debido a la poca o nula mención que se le está dando en últimas fechas en los medios de comunicación, el peligro continúa siendo una amenaza real. “Los medios de comunicación se cansaron de repetir el mismo”, dijo el doctor David Nabarro, de la ONU, durante una conferencia donde tuve la oportunidad de moderar un panel sobre la pandemia aviar. La Organización Mundial de Salud (OMS) ha recomendado a todos los gobiernos del mundo que se preparen. Éstos indican que para que pueda aparecer una pandemia se necesita: 1. Que aparezca un virus nuevo, que no haya circulado previamente y, por lo tanto, no exista población inmune a él. 2. Que el virus sea capaz de producir casos graves de enfermedad. 3. Que el virus tenga la capacidad de transmitirse de persona a persona de forma eficaz.

anteriores; habrá que estar pendientes del desarrollo de la enfermedad, y se espera que el tercer paso se desarrolle en los próximos 20 años de una manera generalizada a nivel mundial.
En recientes entrevistas, algunos expertos en el tema como el doctor Pablo Kuri, director general del Centro Nacional de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades de la Secretaría de Salud, y Roberto Zegarra, líder de la Práctica para Latinoamérica de Manejo de Continuidad de Negocios y Manejo de Crisis para Marsh, me comentaban que existe una latente preocupación por parte del gobierno y del sector privado. La OMS calcula que durante la presencia de una pandemia de una influenza aviar, entre 30% y 40% de la población se vería infectada, lo cual quiere decir que la disponibilidad es apenas de 30% debido al contacto directo con gente infectada; por esto se prevé que ciudades enteras —y no es por verme alarmista— podrían paralizarse totalmente, ya que los mecanismos de transporte y de comunicación se verían afectados, y si tomamos en cuenta que 80% del valor de una empresa se encuentra en sus empleados.

la aparición de una pandemia implicaría simple y sencillamente la desaparición de la actividad empresarial. El estar prevenido y preparado para una pandemia como empresa implicaría estar un paso delante de la competencia. El gobierno ya adquirió una planta de la cual se pretende a largo plazo funcione como productora de vacunas contra la pandemia de influenza. La Secretaría de Salud propone tres simples, directas y contundentes recomendaciones en caso de que una pandemia llegase a afectar a la sociedad mexicana: el primer consejo es el lavado de manos, el segundo es aprender a estornudar, y el tercero, resignarse y hacer una autocuarentena para evitar contagiar a otras personas. El comentario del doctor Pablo Kuri probablemente fue muy claro: “No es cuestión de si va a suceder o no, la pregunta es cuándo”. Yo me pregunto: ¿qué estamos haciendo para prepararnos? Probablemente nada.