15 junio 2008

Su excelencia " SEÑOR DIOS, EL PAPA" Así saludaban a su excelencia en la edad media

.
Al parecer y lamentándolo desde lo profundo de nuestras convicciones debemos decir nos hemos equivocado. Benedicto XVI ha regresado a los fueron medievales. Creemos que la evidencia habla por si sola. El Papa ha aprobado la cruzada y se presentará como el Máximo Pontifex de la nueva era. Creímos de corazón que usted iba a cambiar la iglesia, y no sabe como nos duele que no sea así. Señor DIOS el PAPA, le dejamos Roma y el Imperio a usted, nosotros los Cristianos tendremos que ver como lo hacemos para que el mensaje de Jesús no se pierda. De todas maneras le advertimos que vendrán los testigos, no lo dude, y le pedirán cuentas también a usted.
.
Abajo el video donde el señor DIOS, el Papa es recibido por su excelencia, El emperador.
.
(Al correr el video pon en pausa el MP3, que está en la barra lateral)
.

Desde ahora, si quieres que el Señor DIOS, el Papa te de la comunión, tendrás que arrodillarte delante de él.

Tras recuperar la misa tridentina en latín, el Papa Benedicto XVI dio este domingo un paso más en la restauración de los viejos usos litúrgicos dando la comunión a los fieles arrodillados, una práctica que había caído en desuso en los últimos 40 años. La recuperación tuvo lugar durante una misa al aire libre oficiada por el Papa en Brindisi (sur de Italia) ante unas 60.000 personas. Benedicto XVI ya había hecho lo mismo en la última misa pública que celebró, el 22 de mayo en la iglesia de San Juan de Letrán en Roma, pero el acontecimiento tuvo menos repercusión porque el público era menos numeroso.Desde ahora, los fieles elegidos para recibir la comunión del Papa deben arrodillarse ante él en un reclinatorio y recibir la hostia directamente en la boca.

Tras la reforma litúrgica del concilio Vaticano II (1962-65), la práctica corriente era que los fieles recibiesen la hostia de pie y en las manos, para llevársela a la boca ellos mismos.También podían recibirla en la boca, pero de pie. La genuflexión no estuvo nunca prohibido pero quedó reservada a las parroquias más tradicionalistas.De este modo, Benedicto XVI quiere dar ejemplo al clero. "Nosotros, los cristianos, nos arrodillamos sólo ante el Santísimo sacramento (la hostia) porque, en él, nos sabemos y creemos estar en presencia del único y verdadero Dios", dijo el 22 de mayo. "Estoy convencido de la urgencia de dar de nuevo la hostia directamente en la boca a los fieles, sin que la toquen" y "de volver a la genuflexión en el momento de la comunión como signo de respeto". Las palabras como siempre dan para mucho.

Y este video muestra al Papa recibiendo al emperador.

Pero arrodillarse es insuficiente, la nueva iglesia imperial necsita un alcance global. El Señor DIOS el Papa afirma que "La Iglesia Católica es universal"

El papa Benedicto XVI afirmó hoy que la Iglesia católica "no tiene fronteras", "es universal" "y habla todos los idiomas del mundo", en la misa que celebró en el santuario de Santa María di Leuca, en la región italiana de Apulia, adonde llegó hoy en visita pastoral. El Papa celebró hoy una misa en la explanada del santuario de "Santa María de Leuca de finibus terrae", un templo situado en el punto más oriental de Italia, y desde el que se puede contemplar el mar Adriático y el Jónico. El Papa recordó en su homilía que a este santuario se le conoce como el de "finibus terrae", pues era el lugar que marcaba el límite del Imperio Romano, y señaló que, sin embargo, la Iglesia católica "no tiene fronteras, es universal". "Los límites geográficos, culturales, étnicos, o incluso las fronteras religiosas son para la Iglesia una invitación a la evangelización bajo la perspectiva de una comunión en la diversidad".

Benedicto XVI añadió que la misión de la Iglesia católica es "hablar en todos los idiomas del mundo" y que su originaria vocación es "ser, como revelaba el profeta Abraham, una bendición para todos los pueblos de la Tierra". En otro de los pasajes de su homilía, el Papa denunció la tendencia al "individualismo" de la sociedad moderna y aseguró que el primer servicio de la Iglesia católica es "educar al sentimiento social, a la atención al prójimo, a la solidaridad y al compartir". Según el Papa, la Iglesia católica "ejerce un influjo positivo en el plano social porque promueve una humanidad renovada y relaciones más abiertas y constructivas".Añadió asimismo que la Iglesia católica "no puede y no quiere sustituir a las instituciones", y que su única misión es la de "estimularlas y apoyarlas", y "colaborar con ellas por el bien de todos, a partir de las situaciones más difíciles".