02 julio 2008

Las noticias no paran ¿No tienen la sensación que todo va más rápido?

.
El gran hambre que siento acercarse
Frecuentemente rondar, después será universal
Tan grande y largo que llegará a arrancar
Del bosque raíz y, el niño del pecho.
.
NOSTRADAMUS.
.
El precio de los alimentos se multiplica por cuatro hasta llegar al consumidor .

El encarecimiento de las materias primas, y su incidencia sobre los costes de producción, ha servido a muchos para justificar la significativa subida que los alimentos básicos han experimentado en los últimos meses. Un argumento que organizaciones agrarias y consumidores se han propuesto derrumbar, poniendo la lupa sobre el camino que siguen esos productos desde que salen de las manos del agricultor o el ganadero hasta que llegan al frigorífico de casa. Y es que los márgenes comerciales que se aplican a los precios en origen, también cuentan. Y mucho.

El IPOD de los alimentos es una iniciativa con la que agricultores y consumidores pretenden denunciar mensualmente los "inaceptables" márgenes comerciales que aplican las grandes cadenas de distribución a productos básicos en la cesta de la compra. A juicio de COAG, UCE y Ceaccu, el Gobierno debería intervenir para controlar la "alarmante" inflación de los alimentos, así como desarrollar el artículo 13 de la Ley de Comercio, que, según aseguran, permitiría al Ejecutivo, previa audiencia con los sectores afectados, fijar precios y márgenes de comercialización para productos de primera necesidad. Estas asociaciones presentarán a los grupos parlamentarios una proposición no de ley sobre márgenes comerciales para que esta cuestión se debata en el Congreso.

La desaceleración del consumo golpea a los gigantes Starbucks y Marks & Spencer. Las ventas del grupo de distribución caen a su mayor ritmo desde 2005. La caída del consumo será más larga y profunda de lo esperado, Starbucks cerrará 600 cafeterías y suprimirá 12.000 empleos.

La crisis económica mundial comienza a golpear las cuentas de las empresas. Los dos últimos ejemplos han sido los de la compañía de cafeterías estadounidense Starbucks y los de la cadena de distribución británica Marks and Spencer. Las acciones de Marks and Spencer (-0.78 / -24.53%) caían casi el 20% en la Bolsa de Londres, a su mínimo en siete años, después de haber anunciado una reducción de su previsión de sus resultados por el menor gasto de los consumidores británicos y tras cosechar su mayor caída de ventas desde el año 2005. La firma, que vende ropa, comida y muebles, ha anunciado que la desaceleración del consumo será más larga y profunda de lo esperado. Además, el máximo dirigente de la división de comida dejará la compañía después de tan sólo un año en el cargo.

"No creo que esto sea un problema exclusivo de Marks & Spencer, creo que es, definitivamente, una desaceleración de la distribución y no sabemos hasta dónde llegará", ha afirmado Stuart Rose, consejero delegado de la compañía. Lo cierto es que la compañía ha perdido cuota de mercado en el campo de la comida después de que sus rivales Tesco y Wal-Mart hayan reducido sus precios para atraer a consumidores asfixiados por el encarecimiento de las hipotecas, la energía y la subida de los alimentos. Por su parte, ha anunciado que cerrará 600 cafeterías y suprimirá 12.000 empleos debido a la creciente competencia y la desaceleración de la economía estadounidense.

Merrill Lynch cree que es posible que GM se declare en suspensión de pagos.

La firma Merrill Lynch advirtió hoy de que la suspensión de pagos del gigante automovilístico General Motors "no es imposible" un día después de la publicación de las ventas del sector en Estados Unidos durante junio. Las ventas de General Motors se redujeron más del 28 por ciento en comparación con las del mes de junio del 2007. Aunque las cifras fueron mejores de lo esperado por los analistas, la caída refuerza la idea de que la salida de la crisis del sector del automóvil en Estados Unidos están todavía lejana. Merrill Lynch justificó la rebaja de la calificación de GM de "compra" a "rendimiento menor" al señalar que "el principal cambio en nuestra perspectiva es una previsión mucho más baja de ventas de automóviles en Estados Unidos".

En España la situación es aún peor. Las matriculaciones de turismos y todoterrenos registraron el pasado mes de junio en Almería una caída del 42 por ciento, hasta situarse en 989 vehículos vendidos, según datos de la Dirección General de Tráfico -DGT- facilitados a Faconauto, la federación que agrupa a los 3.000 concesionarios oficiales presentes en España. Esta caída es superior al descenso del 31 por ciento registrado por el mercado español, en el que se contabilizaron un total de 114.791 vehículos matriculados el pasado mes. Este comportamiento negativo de las ventas de vehículos en Almería se debió, especialmente, al descenso de las ventas de todoterrenos, que registraron un retroceso del 48,3 por ciento, situándose en 93 unidades vendidas. Por su parte, las ventas de turismos cayeron un 42 por ciento, registrando un total de 896 vehículos matriculados en el mismo mes.