08 septiembre 2008

Israel frenará a Irán con o sin EE.UU. Este es el reloj de los tiempos.

.
Nueva ley tierra nueva ocupará
Hacia Siria, Judea y Palestina
El gran imperio bárbaro caer
Antes que Febos su siglo determine

NOSTRADAMUS
,

Haremos todo lo necesario para evitar que el Gobierno de los ayatolás logre enriquecer uranio para desarrollar una bomba atómica", señalan a La Vanguardia fuentes oficiales israelíes. La decisión se ha tomado después de que las máximas autoridades políticas, militares y de los servicios secretos hayan debatido meses la reacción que adoptar cuando la nuclearización de Irán sea irreversible. (La Vanguardia)

El primer ministro, Ehud Olmert, afirmó a puerta cerrada que "las fuerzas armadas israelíes, el Tsahal, tienen dos comandos verdaderamente importantes con este objetivo: la unidad de protección civil y la fuerza aérea". Olmert se refiere al brazo más largo del ejército, los cazas que serían responsables del supuesto bombardeo de las instalaciones iraníes y la unidad que se ocuparía directamente de la defensa de la retaguardia ante la posible lluvia de misiles procedentes de Irán, de sus aliados, chiíes libaneses de Hizbulah y quizás también de los islamistas de Hamas con sede en Gaza. Uno de los motivos por los cuales Israel invierte muchos esfuerzos en las negociaciones de paz con Siria es precisamente para alejar a Damasco de la influencia iraní y evitar que se una al frente.

El principal problema estratégico de Israel en muchos años es que por ahora la Administración norteamericana no da luz verde a un raid contra Irán. Oficiales del ejército estadounidense que visitan Israel en los últimos meses transmiten un mensaje tajante: "Os ayudaremos a defenderos de la amenaza nuclear iraní, pero no a atacar". Jerusalén pide a Washington armas ofensivas para sus fuerzas y la Administración Bush le envía sofisticados radares para su defensa antiaérea. "Estamos entre la espada atómica de la guerra santa y la pared norteamericana", suspiran fuentes militares israelíes del Ministerio de Defensa. Y añaden: "Los norteamericanos se han prácticamente resignado ante la creación de un Irán nuclear e intentan convencernos de hacer lo mismo, pero nosotros no podemos hacerlo. Para Israel, un país pequeño a 1.500 km de distancia, puede ser una cuestión de ser o no ser".

La frustración de Jerusalén se debe a que con la ocupación de Iraq, Israel no se puede permitir atacar a Irán por sí mismo. Para que sus aviones sobrevuelen Iraq sin ser atacados por Estados Unidos los cazas israelíes necesitan las claves militares para cruzar la zona. El escenario de 1981, cuando ocho F15 israelíes destruyeron la central nuclear iraquí de Osirak sin el conocimiento previo de nadie, no se plantea en el caso actual. Además, hay voces en Israel que llaman a la contención y que se oponen a que actúe por su cuenta, incluso si Mahmud Ahmadineyad está a punto de conseguir su primera bomba nuclear.

Es el caso del ministro del Interior, Meir Shitrit, que recomienda tomar en cuenta el peligro de una guerra generalizada en Oriente Medio como resultado del ataque y las repercusiones sobre la vida en Israel. Según Shitrit, el proyecto nuclear iraní está tan disperso que su destrucción total es imposible, por lo que en el mejor de los casos el bombardeo solamente retrasaría el día D. Altos funcionarios en el Ministerio de Defensa expresaron también su preocupación por que el miedo a un ataque nuclear aumentara la emigración de israelíes hacia otros países y dañara por muchos años la prometedora economía del país. Shitrit toma en serio la amenaza del número dos del Estado Mayor iraní, que en una entrevista amenazó con una guerra mundial. "Todo ataque contra nuestro país iniciará una guerra mundial - advirtió Mahmud Jazairi-. El apetito insaciable de Estados Unidos y del sionismo mundial acerca el mundo a un abismo".

Destacadas personalidades, como el presidente de la Asociación de Abogados y mayor en la reserva Shlomo Cohen, piden por primera vez de forma pública que Israel se contenga y se prepare adecuadamente para una era de guerra fría con los iraníes. "Hay que vivir con la bomba, si fracasan los esfuerzos diplomáticos internacionales, porque más temprano o más tarde habrá varios países nucleares en la región, entre ellos Irán". Y añade: "Nadie tiene pruebas de que un régimen islámico actúe de forma más irracional que otros. Un ataque militar israelí reforzaría el fundamentalismo islámico, aumentaría los precios del petróleo, podría provocar una reacción muy destructiva contra Israel con miles de misiles lanzados sobre el país, y dudo que evitase la nuclearización de Irán". Incluso el ex jefe del Mosad Efraim Halevi advierte que un ataque israelí contra Irán podría tener un impacto negativo sobre el país y sobre la región "en los próximos cien años". "Tendría un efecto destructivo a largo plazo sobre la opinión pública del mundo árabe, por lo que tendríamos que atacar Irán solamente como último recurso"

Entre los que exigen un ataque preventivo y los que lo temen existe una tercera vía. El ex viceministro de Defensa Efraim Sne (general en la reserva) envió un documento a los dos candidatos a la presidencia de EE. UU.

El informe incluye ocho puntos en los que destaca que "ningún gobierno israelí podrá aceptar un Irán nuclear". Cuando ellos estén a punto de conseguirlo, una operación militar israelí será puesta sobre la mesa del Ejecutivo", indica. Por eso Sne propone "la única opción que es equilibrada y que ahorraría derramamiento de sangre: llegó el momento para una ofensiva diplomática norteamericana fuerte y determinada, para movilizar Europa de verdad y aprobar sanciones verdaderas que finalmente derriben el peligroso régimen iraní".

Según Sne, el pueblo iraní padece la represión del Gobierno de los ayatolás, y no responde porque le falta el apoyo exterior. La propuesta del político israelí presentada a John McCain y a Barack Obama es aprobar un embargo internacional total a las piezas de recambio de la industria petrolera y de petróleo refinado y un boicot total al sistema bancario iraní. Según Sne, "eso derribaría el régimen islamista iraní en poco tiempo". Tanto en el caso de la amenaza iraní de una tercera guerra mundial como en el de la decisión de Israel de evitar "a todo precio" que Teherán se convierta en una potencia atómica hay elementos de guerra psicológica, pero la tensión bilateral y el miedo al futuro son reales en ambos bandos. Pero el presidente israelí, Simón Peres, advirtió hoy que “un ataque a las reservas nucleares de Irán pude traer como consecuencia un enfrentamiento mayor y una gran guerra"

1 comentario:

mad max dijo...

¿Quién es Israel para actuar de policía en Medio Oriente? Un cuestionable título de "pueblo elegido"?, ¿elegido por quién, por Dios?, ¿cuál dios, el de ellos o uno superior, uno que abarca a todas las criaturas vivientes, en la Tierra como más alla de este planeta?

Por favor, Israel no tiene autoridad de nada y para nada. Israel es el criminal y el juez al mismo tiempo.

Lo peor es que hay muchos que bailan al son de su música...