01 octubre 2008

Bush implora al Congreso para evitar una gran depresión «dolorosa y duradera» en EE.UU.

.
En un clima de beligerante rebeldía popular y parlamentaria contra la élite política y financiera de Estados Unidos, el presidente Bush se vio obligado ayer a utilizar por séptima vez consecutiva el podium de la Casa Blanca para intentar salvar el plan de rescate rechazado en primera votación por la Cámara Baja. Sin molestarse en ocultar mucho su frustración -entre otras cosas por el poco peso que sus admoniciones tienen dentro de su propio partido- Bush ha vuelto a describir la situación de la mayor economía del mundo como «crítica», con peligro creciente cada día de una recesión «dolorosa y duradera» si el Congreso no aprueba la intervención solicitada.
.El ocupante de la Casa Blanca ha confirmado que su gobierno y los líderes del Congreso continúan negociando un plan viable, con insistencias «a nuestros ciudadanos y a los ciudadanos del mundo de que éste no es el final del proceso legislativo». El presidente también ha empezado a utilizar cifras comprensibles para las familias americanas que dependen tanto de Wall Street para sus ahorros y jubilaciones. Según Bush, los 700.000 millones de dólares requeridos no se pueden comparar con el billón esfumado este lunes en la bolsa de Nueva York. (ABC)
.
Bush también ha intentado hacer más digerible el plan de rescate repitiendo que la independiente Oficina de Gestión y Presupuesto ha estimado que el plan de rescate puede terminar costando menos dinero de lo solicitado. Según el presidente, «al adquirir activos en problemas y venderlos cuando el mercado se recupere» en última instancia va a ser posible que «muchos, si no todos, los dólares de los contribuyentes invertidos sean recuperados». Mientras los negociadores volvieron a reunirse ayer aprovechando que por el año nuevo judío no hay sesiones plenarias del Congreso, Washington empieza a resentirse de un clima de profunda crisis política, exacerbado por la cita electoral del 4 de noviembre. En estos momentos, el presidente Bush tiene un 28 por ciento de aprobación mientras el Congreso federal, se tiene que conformar con un 18 por ciento. Además, de los 38 miembros de la Cámara Baja cuyos escaños están en peligro, solamente 8 se han atrevido este lunes a respaldar el plan de rescate. Y a pesar de que la legislación era una prioridad absoluta para Bush, 15 de los 19 congresistas republicanos de su nativa Texas han votado en contra.
.
Entre las opciones barajadas para seguir adelante destaca la posibilidad de presentar el plan de rescate primero en el Senado, donde supuestamente existe un mayor respaldo quizá porque solamente un tercio de sus miembros se juega la reelección en noviembre. Un voto positivo en la Cámara Alta aumentaría las presiones para que la Cámara Baja aprobase su parte, aunque no falta quienes argumenten que la más efectiva persuasión es permitir que siga la caída en picado de los mercados bursátiles. La senadora Hillary Clinton se declaró ayer partidaria de volver a la carga por la vía de la Cámara Alta este mismo miércoles «si tenemos los votos suficientes». Según la ex primera dama, los electores furiosos por el plan en sus actuales términos deben comprender que el actual problema no concierne solamente a banqueros: «Hay que reconocer que nos enfrentamos a un muy grave frenazo económico y sin la intervención gubernamental será más difícil y caro salir de nuestro profundo agujero».
.

Si se vuelve a rechazar, la crisis se convertirá en desastre. El Senador y candidato republicano John McCain se muestra así de tajante a la hora de definir la situación que se produciría si el Plan vuelve a ser rechazado. (Intereconomía)

Muchas miradas están centradas en el Senado de Estados Unidos. El candidato republicano John McCain ha dicho que, si el plan de rescate financiero, que se vota esta tarde en la cámara alta, es nuevamente rechazado, la situación económica podría derivar en un auténtico desastre. Algunos expertos del mercado tampoco se fian de las "encuestas" que dicen que Bush ya tiene los votos necesarios en el Senado para sacarlo adelante. Lo mismo ocurrió la tarde en la que la Cámara de Representantes vetó el plan por 288 a 205 votos a favor. La Casa Blanca adelanto que los partidarios del SI los tenía en mayoría. ¿Qué escenario es el que nos espera tras la tarde de hoy? Según eldirector de asuntos económicos de 'The Economist', con este paquete de medidas, que implica un desembolso de 700.000 millones de dólares por parte del Estado para asumir los activos contaminados por la crisis de las subprime, no se conseguirá evitar la recesión económica en el país, pero si hacer que sea mucho menos dolorosa, devastadora.

y los ciudadanos. Según la publicación, la economía de EEUU se encamina hacia un periodo de crecimiento lento donde el precio de la vivienda tiene que volver a niveles asequibles, mientras que el sistema financiero, sobredimensionado durante la 'burbuja', necesita volver a un tamaño apropiado. Las novedades que incluye el plan de cara al Senado, apuntan medidas que "se acuerdan" un poco más del ciudadano de a pié. Se incrementan los límites de los depósitos bancarios garantizados por la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC) de 100.000 a 250.000 dólares. Tanto el demócrata Obama como el republicano McCain han asegurado que respaldan el aumento en los límites de los seguros de los depósitos bancarios como un medio para restaurar la confianza.

1 comentario:

Nelson Jose dijo...

Yo creo que alo mejor se da la ayuda, ¿que son 700.000 millones de dólares ?, pero va socavando las reservas federales, no creo que se echen al pueblo de enemigos si se da la ayuda es que tenían el teatro preparado, si no se da la ayuda la cosa, se pone difícil a nivel mundial pero gana Mckain aquí tenemos otro Caín otro demonio, pero igualito se presentara otra crisis mas pronto que tarde la suerte esta echada