08 octubre 2008

Las 12 plagas del cambio climático. Otro sello de los tiempos.

.
Este es un tema que siempre produce esclalofríos, y con razón, las pestes son una de las peores tragedias que puede sufrir el hombre. Ya ha atacdo en variadas ocasiones durante la historia, diezmando poblaciones completas. Ahora y debido al cambio climático los científicos han anunciado la posibilidad cierta de su reaparición. Parece mentira, pero estas son las noticias que salen en la prensa hoy(El escalofrío es entendible)
.

Expertos en salud publicaron una lista de doce enfermedades que se agravarán y se propagarán a nuevas regiones del mundo como resultado del calentamiento global. Enfermedades como la gripe aviar, ébola, cólera y tuberculosis, se propagarán aún más en el mundo como resultado de los cambios en las temperaturas y los niveles de precipitación fluvial. (BBC)

Y tendrán un enorme impacto tanto en la salud humana como en la naturaleza y las economías del mundo, dice el documento de la Sociedad para la Conservación de la Naturaleza. La lista de las "doce asesinas" fue presentada durante el Congreso Mundial de Conservación que se celebra en Barcelona, España. Cuando hablamos de cambio climático a menudo pensamos en el aumento del nivel del mar y el derretimiento de los glaciares. Pero igual de importante, explican los científicos, es cómo el aumento en las temperaturas del planeta y la fluctuación en los niveles de precipitación fluvial afectan la distribución de peligrosos patógenos que causan enfermedades.

Es por eso que la mayoría de las enfermedades incluidas en la lista de las "doce asesinas" afectan tanto a animales como al ser humano. "La salud de los animales está estrechamente relacionada a los ecosistemas en que viven y el medio ambiente que los rodea" afirma el doctor Steven Sanderson, presidente de la Sociedad de Conservación de la Naturaleza. "Y cualquier alteración, incluso la más pequeña, puede tener enormes consecuencias en las enfermedades que pueden padecer y transmitir a medida que el clima cambia". Además del obvio impacto en la salud humana, estas enfermedades originadas en las poblaciones animales, pueden causar enormes daños económicos.

Muchos patógenos animales ya están siendo monitoreados por los científicos. Pero los autores creen que ahora hay que concentrarse en el monitoreo de las doce asesinas porque éstas son las que podrían propagarse como resultado del cambio climático y la fluctuación en los niveles de precipitación. Éstas son:

Influenza aviar: se origina en aves salvajes y se propaga vía heces y secreciones de animales infectados

Babesiosis: enfermedad parasitaria similar a la malaria, que suele afectar a los animales domésticos, en especial a los perros y se propaga por un vector

Cólera: enfermedad diarréica causada por una bacteria en agua contaminada que provoca una infección intestinal y afecta principalmente al mundo en desarrollo

Ébola: una de las enfermedades infecciosas más letales que se conocen causada por un virus que provoca fiebre hemorrágica altamente contagiosa y mortal y afecta a primates y otros mamíferos, incluido el humano

Parásitos intestinales y externos: se propagan en ambientes terrestres y acuáticos y su supervivencia aumenta con el incremento de la temperatura

Enfermedad de Lyme o Borreliosis: infección causada por una bacteria transmitida por la garrapata, de muy difícil diagnóstico porque sus síntomas pueden confundirse con muchas otras enfermedades, como fibromalgia, esclerosis múltiple, lupus, etc.

bubónica o peste negra: causada por la bacteria Yersinia pestis, una de las enfermedades infecciosas más antiguas que todavía puede causar muchas muertes en animales y humanos. Se propaga con los roedores y sus pulgas

Marea roja: una excesiva proliferación de algas dañinas en las costas que crean toxinas que pueden ser letales tanto para animales como humanos

Fiebre de Rift Valley (RVF en sus siglas en inglés): zoonosis viral que afecta principalmente al ganado doméstico de gran importancia para la seguridad alimenticia, particularmente en África y Medio Oriente

Enfermedad del sueño o tripanosomiasis: causa por un parásito que afecta a personas y animales y propagada por la mosca tsetse

Tuberculosis y tuberculosis bovina: ahora distribuida en todo el mundo, la forma animal puede contagiar al humano por el consumo de leche sin pasteurizar, y la forma humana puede afectar a animales

Fiebre amarilla: afecta las regiones tropicales de África y partes de América central y del sur. Causada por un virus propagado por mosquitos y se extenderá a nuevas regiones con el incremento de temperaturas

3 comentarios:

Anónimo dijo...

hola oto , deberias ver esto antes de seguir con "el mito del calentamiento global"
http://www.prisonplanet.com/climate-similar-to-the-1800s-within-the-next-15-years-first-stage-of-global-cooling-during-200809.html
este link es de ;
http://blogs.putalocura.com/matrix
saludos gustavo

guerrera despierta dijo...

Si, si ha habido cambios climáticos antes, incluso una mini glaciación en la Europa medieval que duró hasta el siglo XIX. El problema es que el cambio climático actual está causado por el Hombre. Ha sido provocado artificialmente y es potenciado por ciertas tecnologías (como los HAARP y las inyecciones de yoduro de plata a la atmósfera)que empeoran el ya de por sí dañino comportamiento asociado al desarrollo que todos conocemos. Hay alguien interesado en cambiar el clima, deberíamos preguntarnos con qué finalidad

Nelson Jose dijo...

Regresan las antiguas enfermedades

Enfermedades mortales que se creían controladas han salido de nuevo a la superficie, más mortíferas que nunca antes y más difíciles de combatir con medicamentos. Un ejemplo de ello es la tuberculosis (TB). La OMS dijo hace poco: “Desde 1944 se han usado extensamente fármacos antituberculosos en Japón, Norteamérica y Europa a fin de reducir drásticamente los casos de TB y las muertes subsecuentes. Sin embargo, en las naciones menos desarrolladas se descuidó la lucha contra esta enfermedad [...] propiciando su reintroducción a los países ricos en formas más peligrosas y polifarmacorresistentes”. Actualmente, la TB, cuya bacteria se propaga comúnmente a través del aire y se aloja en los pulmones, cobra anualmente la vida de unos tres millones de personas, más de siete mil por día, y para el 2005, podría llevar a la muerte a 4.000.000 de personas cada año.
Otros asesinos inmemoriales también están resurgiendo. El cólera se ha hecho endémico en muchas partes de África, Asia y Latinoamérica; aqueja y mata a un número cada día mayor de personas. En Asia ha aparecido una cepa totalmente nueva.
El dengue, transmitido por los mosquitos del género Aëdes aegypti, también está aumentando con rapidez; ya representa una amenaza para 2.500 millones de personas de más de cien países. Desde los años cincuenta se ha presentado una nueva forma hemorrágica mortal de esta enfermedad, que se ha extendido en las zonas tropicales. Se calcula que todos los años mata a unas veinte mil personas. Como sucede con la mayoría de las enfermedades virales, no existe vacuna para prevenirla ni fármaco para que se la combata.