19 mayo 2008

El mundo no se acabó, Secta apocalíptica deja su encierro.

-----------------------------------------
.
Y desde el tiempo en que el sacrificio perpetuo sea abolido
y puesta la abominación de la desolación
habrá mil doscientos noventa días.
Bienaventurado el que espere
y llegue a mil trescientos treinta y cinco días
.
Daniel
.

Treinta y cinco personas se atrincheraron en una cueva en el centro de Rusia para aguardar el fin del mundo. Con el paso de los meses, algunos no quisieron esperar más y se fueron, dos se murieron y finalmente la cueva quedó vacía este viernes. Y el mundo no se acabó. Las últimas nueve personas en dejar el sitio, ocho hombres y una mujer, decidieron por fin salir de su refugio al parecer porque ya no soportaban el olor de los cadáveres. Al atrincherarse a mediados de noviembre pasado en la región central de Penza, amenazaron con detonar explosivos y volarse si la policía trataba de sacarlos. La cueva en la que se encerraron los autodeclarados seguidores del profeta Pyotr Kuznetsov se halla a unos 650 kilómetros al sureste de Moscú.

El mes pasado emergieron informes de dos muertes dentro de la cueva. Un hombre que dejó el sitio el 1 de abril dijo que una persona había muerto por ayuno y la otra, de cáncer. La secta, que se autodenomina escisión de la Iglesia Ortodoxa rusa, cree que el mundo se acabará este mes. Kuznetsov, quien se presenta como el Padre Pyotr, se declaró a sí mismo profeta hace unos años y ha atraído seguidores en Rusia y Bielorrusia. Él no se unió a sus seguidores dentro de la cueva, y ha estado recibiendo tratamiento en una clínica psiquiátrica. Kuznetsov está acusado de crear una organización religiosa asociada con la violencia.

El video más abajo muestra al grupo y su bunker.

(Al correr el video pon en pausa el MP3, que stá en la barra lateral)