19 mayo 2008

Violencia étnica en Sudáfrica ¿Un nuevo apartheid? Es una vergüenza

----------------------------------------------------
.
Ya no será más el grande en falso sueño
La inquietud vendrá a tomar reposo
Levantad falange de oro, azul y bermellón
Sojuzgar África, roerla hasta el hueso.
.
NOSTRADAMUS
.

Que lástima, este tipo de eventos demuestra que el hombre aún no ha aprendido nada de nada.

.En Sudáfrica miles huyen de la violencia. El número de desplazados por los ataques xenófobos de los últimos días en Johannesburgo, Sudáfrica, que han dejado ya al menos 22 muertos, asciende a cerca de 6.000, según estimaciones de Médicos Sin Fronteras. La organización de asistencia humanitaria informó que sólo en una estación de policía en el centro de la ciudad, se intentaron refugiar unos dos mil extranjeros. Otros se dirigieron a iglesias y centros comunitarios. "Esta es una clásica situación de refugiados. "Si volvemos a las calles nos van a matar", dijo un atemorizado hombre oriundo de Zimbabue.

Los corresponsales coinciden en señalar que este fin de semana el centro de Johannesburgo parecía una zona de guerra, con la presencia de policías armados que dispararon granadas de gas y balas de goma para dispersar las turbas en las calles. Los ataques comenzaron el 11 de mayo en el barrio Alexandra y se extendieron hacia otras áreas de Johannesburgo, incluyendo el distrito financiero, donde vive un gran número de extranjeros. Los ataques están dirigidos a hombres, mujeres y niños oriundos de los países vecinos. En efecto, se estima que en Sudáfrica viven unos cinco millones de inmigrantes ilegales, la mayoría de ellos de Zimbabue, pero también de Mozambique y hasta de Nigeria.

Este video el país muestra la persecusión que sufren los extranjeros en Sudáfrica.

(Al correr el video pon en pausa el MP3, que está en la barra lateral)

Esto es otra vergüenza, hace pensar en quienes son los oprimidos y quienes los opresores. Tal vez solo depende de la posición que se ocupe en esta tierra.

La policía sudafricana afirmó haber detenido a más de 200 personas acusadas de diferentes delitos incluyendo asesinato, violación y robo. Pero al mismo tiempo, el portavoz de las fuerzas de seguridad, Govindsmay Mariemuthoo, aclaró que "no estamos hablando de xenofobia, estamos hablando de criminalidad". A pesar de esto, Martin Plaut, de la BBC, cree que la imagen de las portadas en los principales diarios sudafricanos mostrando a un hombre que lucha desesperadamente mientras es consumido por las llamas en las calles de Johannesburgo, recordó a muchos a los peores días del apartheid. En aquellos tiempos, las víctimas eran rociadas con combustible y calcinadas por haber colaborado con la policía. Ahora todo indica que las razones de fondo son otras.

Como siempre opinan los gobiernos, son simples delincuentes los que están detrás de los ataques.
Sin embargo, los analistas coinciden en señalar que desde hace tiempo se viene gestando cierto descontento en las zonas más pobres del país, donde por otra parte se tiene la sensación de que el presidente Thabo Mbeki no está atendiendo a los más necesitados. Es más, la expectativa de vida en Sudáfrica, cuya población alcanza los casi 50 millones de personas, es menor a los 51 años. La lista de Naciones Unidas de 177 países según su nivel de desarrollo humano ubica al país en el puesto 121. Tampoco mejora su imagen el nivel de delincuencia, ya que tiene una de las tasas más altas de asesinatos y violaciones del mundo. Las autoridades sudafricanas sostienen que el desempleo alcanza el 23%, una cifra que según algunos críticos está muy por debajo de la realidad.

Video de Euronews con más información sobre las persecuciones

Centenares de extranjeros que viven en Sudáfrica han tenido que refugiarse en estaciones de policía, ayuntamientos e iglesias a medida que la ola violenta iba extendiéndose por más municipios de las afueras de Johanesburgo y por la propia ciudad. Los heridos se cuentan por decenas. La policía local hablaba esta mañana de 50 personas que habían tenido que ser hospitalizadas con heridas de bala o arma blanca. los disturbios se han concentrado en el centro de la ciudad y en las barriadas del este, donde la policía intentaba dispersar con balas de goma a los grupos violentos, armados con palos y antorchas, deseosos de incendiar las chabolas de inmigrantes.

El país era conocido como el más acogedor para inmigrantes y personas que buscaban asilo, sobre todo procedentes de otros países del continente. Pero los ataques han renovado el miedo de las autoridades a que la xenofobia esté aumentando en el país. Los incidentes contra extranjeros parecen haberse incrementado en los últimos años en Sudáfrica. En marzo, dos personas fueron quemadas vivas y casi un millar de personas quedaron sin hogar después de que sus casas fuesen incendiadas durante ataques a extranjeros cerca de Pretoria. La violencia de este fin de semana ha puesto nerviosos a políticos y empresarios. "No podemos permitir que Sudáfrica sea famosa por la xenofobia", dijo desde Pretoria Jacob Zuma, presidente del Congreso Nacional Africano, el principal partido del país.