10 junio 2008

El llamado de Hugo Chávez a las FARC complica a los EEUU

.
Al imperio no le quedó otra que sumarse a la esperanza de tantos sudamericanos, que interpretan las declaraciones del presidente de Venezuela como el único camino posible para terminar con la peor guerrilla criminal que ha existido en el continente.
.

El Gobierno norteamericano celebró hoy las palabras del Mandatario venezolano Hugo Chávez pidiendo a la guerrilla de las Farc que libere a todos sus secuestraddos, pero reclamó además "acciones concretas". "Veremos si estas palabras del Presidente Chávez son sólo eso: palabras. Veremos si esas palabras llegan seguidas de acciones concretas", sentenció el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack. El vocero puso en duda las intenciones de Venezuela por sus supuestas conexiones con la guerrilla de las Farc, reveladas en los ordenadores capturados por el gobierno colombiano en el ataque a un campamento de la guerrilla el 1 de marzo.

"Son ciertamente buenas palabras. Y nosotros animamos a Venezuela a seguir esas buenas palabras con acciones concretas. El gobierno de Venezuela debería hacer todos los esfuerzos posibles, privados y públicos, para distanciarse de cualquier relación que pueda tener con las Farc", afirmó. McCormack no precisó qué tipo de acciones satisfarían al gobierno estadounidense, pero sí dejó claro cuál debe ser el objetivo: "Hacer desaparecer la idea, ya sea en teoría o en la realidad, de que hay una relación en marcha entre las Farc y Venezuela".

Como dice la canción, ser segundo no es igual que llegar en el primer lugar. Pero bien.

El presidente de México, Felipe Calderón, se sumó hoy a la petición expresada el domingo por su homólogo venezolano, Hugo Chávez, de que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) liberen a todos los secuestrados y dejen definitivamente las armas. "Esa es la exigencia correcta que se debe hacer a las FARC en el mundo”, dijo Calderón en un encuentro con corresponsales españoles. México "exhorta y exige que liberen sin condiciones a todos los secuestrados, que dejen el camino de la violencia y que se posibilite una participación política pacífica que de más frutos", aseguró el presidente. En opinión de Calderón, la experiencia de muchos países latinoamericanos es que "décadas de lucha guerrillera nunca rindieron los resultados de acceso al Gobierno que da la participación democrática".

Según el mandatario mexicano, “son muchos los sectores de izquierda que llegaron al Gobierno más rápido sin pegar un solo tiro por la vía democrática". En su programa televisivo dominical, Chávez afirmó ayer que las FARC deben entregar a los secuestrados que tienen en su poder “a cambio de nada” y que la guerra de guerrillas no tiene razón de ser en el mundo actual. Según el Gobierno colombiano, las FARC tienen secuestradas a más de 700 personas, entre ellas 40 políticos, policías, militares y extranjeros que pretenden canjear por unos 500 guerrilleros presos. Las declaraciones de Chávez coincidieron con las de Carlos Lozano, director del semanario comunista Voz, quien ayer confirmó acercamientos por los secuestrados con el nuevo jefe de las FARC, "Alfonso Cano", que sustituyó a “Manuel Marulanda Vélez” o "Tirofijo", muerto en marzo pasado.