12 junio 2008

Es un Caradura, Bush admite excesos en Irak, pero tan solo de tipo "retórico"

.
El jefe de Londres por reino América
La Isla de Escocia se endurecerá con la helada
Rey Reb tendrá un tal falso Anticristo
Que les llevará a todos en la confusión.
.
NOSTRADAMUS.
. El millón de muertos que ha causado y los cientos de miles de lisisiados y desplazados. No le importan, que bueno que por fin se va.

El presidente de EEUU, George Bush, reconoce que se equivocó con la retórica que empleó para referirse a la guerra de Irak. Tras su encuentro con la cancillera alemana, Angela Merkel, en Meseberg (cerca de Berlín), Bush confirmó lo dicho en una entrevista publicada ayer por el diario británico The Times: que podía haberse "explicado mejor" y que expresiones como "atraparlos vivos o muertos" hicieron pensar a mucha gente que no es "un hombre de paz". Es un sinvergüenza.

Bush quiso dejar claro, sin embargo, que aunque la retórica no fuese la adecuada, para él la guerra no fue un error. "A mí no me gusta la guerra, pero la decisión de derrocar a Sadam Husein fue correcta", afirmó. El presidente dijo también que EEUU no se quedará en Irak de modo "permanente" y que está cerca de concretar un "acuerdo estratégico" de seguridad con Bagdad.

El hipócrita, también habló del cambió climático.

Por mucho que se diga que la gira es de despedida, la cancillera sostiene que aún le queda mucho trabajo por hacer con Bush: "Sin ir más lejos, tenemos muy pronto el próximo G-8, en el que espero que logremos avances significativos". Ambos expresaron su deseo de que el encuentro en Japón siga los primeros pasos dados el pasado año en Heiligendamm en materia climática. Aunque habló de establecer compromisos vinculantes, Bush dejó entrever que tampoco en este G-8 aceptará los objetivos de reducción de emisión de gases que plantea Europa: "EEUU trabaja estrechamente con los países emergentes. El primer paso para lograr algo es fijar un objetivo común, no solo a nivel europeo, sino contando también con EEUU, China e India", dijo. Merkel apoya un acuerdo "en el marco de la ONU" que incluya la "responsabilidad compartida" de los países emergentes.

Aunque pretende mejorar su imagen en esta gira europea --en cuya próxima escala, Italia, le esperan fuertes protestas--, Bush sigue siendo tajante sobre Irán. Alineado con sus colegas europeos para amenazar a Teherán con más sanciones si no abandona su programa nuclear, dejó claro asimismo que no descarta la vía militar: "Todas las opciones están sobre la mesa". Este fue uno de los puntos en los que más patente quedó la distancia entre el presidente y la cancillera. "Debemos mostrar a Irán nuestra determinación para que abandone el programa nuclear, pero no a costa del sufrimiento del pueblo iraní"