03 junio 2008

La cumbre del hambre en Roma, donde los hipocritas se reunen

Y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano. Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino.
.
APOCALIPSIS
.
Este video cubre la cumbre alimentaria de Roma.
.
(Al correr el video pon en pausa el MP3, que está en la barra lateral)

Los líderes mundiales buscan una solución a la crisis alimentaria

Mientras que aumenta dramáticamente el costo del trigo y la cebada, el aceite domina las ambiciones de los Mercaderes de Tarsis, y el vino continua embriagando a los hombres. Líderes de todo el mundo analizan en Roma el actual alza del precio de los alimentos y sus efectos sobre las poblaciones más vulnerables, así como la repercusiones del cambio climático en la seguridad alimentaria. La Cumbre sobre Seguridad Alimentaria ha sido organizada por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para intentar dar una primera respuesta coordinada al problema, que amenaza con hacer crecer el hambre en el mundo.

el informe anual de Perspectivas Agrícolas publicado por la OCDE y la FAO la semana pasada, donde se señala que el actual nivel de precios de los productos agrícolas hace previsible un aumento del número de personas que padecen hambre en el mundo. Unos 800 millones de personas sufren hambre crónica (NO ES CIENCIA FICCIÓN, ESTO YA ESTÁ OCURRIENDO), sobre las que el encarecimiento de la comida puede tener efectos devastadores y a las que se han unido otros muchos millones que ahora no pueden comprar la comida necesaria, lo que está creando protestas. Diuof, en una entrevista que publica el diario Financial Times, consideró que los países ricos deben aumentar diez veces la ayuda a la agricultura, hasta 30.000 millones de dólares anuales para resolver la crisis global de los alimentos.



Benedicto XVI dice que el hambre es inaceptable en un mundo que dispone de recursos (Hay pero para aceite y vino, no para trigo y cebada)

El papa Benedicto XVI dijo hoy que el hambre y la malnutrición "son inaceptables" en un mundo que dispone de niveles de producción, recursos y conocimientos suficientes para poner final "a tal drama y a sus consecuencias". Así lo señaló en un mensaje leído por el secretario de Estado Vaticano, Tarcisio Bertone, en nombre de Benedicto XVI durante la apertura de la cumbre de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) sobre seguridad alimentaria. La pobreza y la malnutrición "no son una simple fatalidad provocada por situaciones adversas", afirmó el Papa en su discurso. Aunque Benedicto XVI reconoció que luchar contra la falta de alientos en una tarea "difícil", reiteró que "nadie puede quedarse impasible ante la llamada de aquellos que pasan hambre".

El "gran desafió de hoy es el de globalizar no sólo los intereses económicos y comerciales, sino también las expectativas de la solidaridad", dijo. Benedicto XVI expresó su deseo de que los participantes en la cumbre de la FAO asuman nuevos compromisos y los lleven adelante "con gran determinación". La Iglesia católica "desea unirse a este esfuerzo con espíritu de colaboración" para poner fin al problema del aumento del precio de los alimentos y sus efectos sobre la población pobre, agregó. El Papa hizo referencia a su visita en mayo a Naciones Unidas donde indicó que "es urgente" superar la paradoja de un consenso multilateral que sigue estando en crisis por "su subordinación a las decisiones de unos pocos". Es duro decirlo, pero esos pocos tienen mucho más poder que el Papa Benedicto y que todos los gobernantes que se reunén en Roma.

ONU: Se necesitan US$30.000 millones para la crisis alimentaria a la misma cifra que la Reserva Federal de EEUU dio al JP Morgan para comprar el Bean Stears.

El director general de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Jacques Diouf, dijo hoy que son necesarios US$30.000 millones anuales para asegurar a 862 millones de pobres los alimentos para vivir. "Es importante entender que hoy ya no es el momento de las palabras, sino que ha llegado el momento de los hechos", señaló Diouf durante su discurso en la Cumbre de seguridad alimentaria, en la que líderes de todo el mundo discuten sobre el alza de los precios de los productos alimentarios. l problema de la seguridad alimentaria es "de índole política" se trata de una "cuestión de prioridades ante las necesidades humanas más esenciales" y la asignación de los recursos dependerá de las decisiones que adopten los gobiernos, indicó.

Además, advirtió de que, si no se toman rápidamente "las decisiones valientes que las circunstancias actuales imponen", las medidas restrictivas a la exportación adoptadas por algunos países productores de alimentos, las repercusiones del cambio climático y la especulación en el mercado de futuros "pondrán al mundo en una situación peligrosa". La crisis alimentaria actual va más allá de la dimensión humanitaria tradicional, en esta ocasión afecta también a los países desarrollados, recordó el responsable de la FAO.Se trata pues de encontrar, en un contexto de crecimiento fuerte y acelerado del producto interno bruto de los países emergentes, soluciones globales y viables para reducir la brecha entre la oferta y la demandan mundiales de productos alimentarios. Además es "urgente" asegurar que se mantenga, a pesar del alza de los precios, el volumen de las actividades de ayuda alimentaria que benefician a 88 millones de personas.