06 junio 2008

La profecía de Pluma Blanca, el gran Hopi del clan del oso.

.
Yo soy Pluma Blanca, un Hopi del antiguo Clan del Oso. En mi larga vida he viajado a través de esta tierra, buscando a mis hermanos, y aprendiendo de ellos muchas cosas llenas de sabiduría. Yo he seguido los caminos sagrados de mi gente, que habitan los bosques y muchos lagos en el este, y la tierra de hielo y largas noches en el norte, y los lugares de santos altares de piedra, construidos hace muchos años por los padres de mis hermanos en el sur. De todo esto, he escuchado las historias del pasado, y las profecías del futuro. Ahora, muchas de las profecías se han convertido en historias, y pocas quedan – el pasado se vuelve más largo, y el futuro más corto.
.

Y ahora Pluma Blanca está muriendo. Sus hijos, todos se han unido a sus ancestros, y pronto el también estará con ellos. Pero no queda nadie, nadie para recitar y pasar hacia delante la Antigua sabiduría. Mi pueblo se ha cansado de las viejas costumbres – las grandes ceremonias que cuentan de nuestros orígenes, de nuestra aparición en el Cuarto Mundo, están casi todas abandonadas, olvidadas, sin embargo, aún esto ha sido profetizado. El tiempo se vuelve corto. “Mi gente espera a Pahana, el Hermano Blanco perdido, (de las estrellas), como lo hacen todos nuestros hermanos en la tierra. El no será como los hombres blancos que conocemos ahora, quienes son crueles y codiciosos. Nos han dicho de su venida hace mucho tiempo. Pero aun así, nosotros esperamos a Pahana. “El traerá con el los símbolos, y la pieza faltante de aquella tablilla sagrada, ahora guardada por los ancianos, dada a el cuando se fue, que lo identificará como nuestro Verdadero Hermano Blanco. “El Cuarto Mundo terminará pronto, y el Quinto Mundo comenzará. Esto lo saben los ancianos en todas partes.


Las Señales han sido cumplidas sobre muchos años, y pocas son las que quedan.

Esta es la Primera Señal: Nos han dicho de la venida de hombres de piel Blanca, como Pahana, pero que no viven como los hombres Pahana, quienes tomaron la tierra que no era de ellos. Y hombres que golpeaban a sus enemigos con truenos.
Esta es la Segunda Señal: Nuestras tierras verán la venida de ruedas giratorias llenas de voces. En su juventud, mi padre vio esta profecía volverse verdad con sus propios ojos – los hombres blancos trayendo a sus familias en carros a través de las praderas.
Esta es la tercera Señal: Una extraña bestia, como un búfalo, pero con grandes y largos cuernos, correrá por la tierra en grandes números. Esto, Pluma Blanca lo vio con sus ojos – la venida del ganado de los hombres blancos.
Esta es la Cuarta Señal: La tierra será cruzada por serpientes de hierro.
Ésta es la Quinta Señal: La tierra será entrecruzada por una gigantesca tela de araña.
Esta es la Sexta señal: La tierra será entrecruzada con ríos de piedra que hacen cuadros en el sol.
Esta es la séptima señal: Usted oirá del mar volviéndose negro, y muchas cosas vivientes muriendo por esta causa.
Y esta es la Octava Señal: Usted verá muchos jóvenes que llevarán sus cabellos largos, como mi gente, venir y unirse a las naciones tribales para aprender sus costumbres y su sabiduría.
Y esta es la Novena y última Señal: Usted escuchará de un lugar de morada en los cielos, arriba de la tierra, que caerá con gran desplome. Aparecerá como una estrella azul. Muy pronto después de esto, cesarán las ceremonias de mi pueblo.

Estas son las Señales que una gran destrucción está por venir. El mundo se mecerá hacia delante y hacia atrás. El hombre blanco batallará en contra de otros pueblos en otras tierras – con aquellos que poseyeron la primera luz de sabiduría. Habrá muchas columnas de humo y fuego, así como las ha visto Pluma Blanca que hace el hombre blanco en los desiertos, no lejos de aquí. Solo aquellos que vendrán causarán enfermedades y una gran mortandad. Muchos de mi pueblo, comprendiendo las profecías, estarán seguros. Aquellos que permanezcan y vivan en los lugares de mi pueblo también estarán seguros. Luego habrá mucho para reconstruir. Y pronto – muy pronto después regresará Pahana. El traerá con el el amanecer del Quinto Mundo. El plantará las semillas de su sabiduría en sus corazones. Aun ahora, las semillas están siendo plantadas. Estas suavizarán el camino para la Aparición del Quinto Mundo. “Pero Pluma Blanca no lo verá. Yo estoy Viejo y estoy muriendo. Tu – quizás lo veas. A su tiempo, a su tiempo.

Nuestros agradecimientos a Juan Paredes Valles