05 junio 2008

Recuerdos del futuro, encuentran la pirámide de Menkauhor

.
Aquel día, habrá un altar para el Señor en medio del país de Egipto, y una estela para el Señor junto a la frontera. Esto servirá de señal y de testimonio para el Señor de los ejércitos en el país de Egipto. Cuando ellos clamen al Señor a causa de sus opresores, él les enviará un salvador y un defensor, para que los libre.
.
ISAÍAS
.

La pirámide decapitada vuelve a ver la luz

Se construyó hace más de 4.000 años y sus 52 metros de altura debían reflejar la grandeza del faraón, pero el paso de los milenios y las arenas del desierto borraron su huella. Ahora, un equipo de arqueólogos egipcios la ha redescubierto. Hemos necesitado excavar una montaña de arena, pero estamos seguros de que es una pirámide de la V Dinastía y sólo nos faltaba la de Menkauhor" ha dicho el secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades Egipcias, Zahi Hawass, durante la presentación, hoy, del hallazgo.

Lo que podrán ver los miles de turistas que visiten este verano la necrópolis de Saqqara, a 30 kilómetros de El Cairo (Egipto), no es una pirámide al uso. Lejos de apuntar hasta el cielo, como la Gran Pirámide de Keops, o de llamar la atención con sus graciosas formas como la pirámide de Zoser, la más reclamada de Saqqara por su peculiar forma escalonada; los restos de la última pirámide descubierta en Egipto forman un agujero de casi 10 metros de profundidad excavado en la arena. Quizás su estructura no sea espectacular, pero el descubrimiento, difundido a bombo y platillo por Hawass, tiene interés para los egiptólogos. Sobre todo porque, junto a los restos de la pirámide, ha aparecido también una vía ceremonial que era empleada por el sumo sacerdote de Anubis hacia el s. II antes de Cristo.

Las fotografías de más arriba son imágenes de las pirámides que si construyeron los egipcios, y no hay ninguna posibilidad de comparación con las de la meseta de Ghizé, en El Cairo.

LA TEORÍA DE ROBERT BAUVAL

El Ingeniero anglo-egipcio Robert Bauval, demostró que existe una relación de alineación astronómica entre Orion y las pirámides. ero es solo el comienzo del misterio, pues esa situación estelar solo se dio 10.500 años antes de Cristo (12.500 años antes de nuestro tiempo) Las tres Pirámides de Giza están alineadas en dirección sudoeste, orientadas al meridiano. Las tres estrellas del cinturón de Orión están alineadas también en dirección sudoeste mientras cruzan el meridiano. La estrella más alta, Delta Orionis, está ligeramente desviada hacia el este de la diagonal que proyectan las otras dos estrellas. Micerinos, la Pirámide del Sur, igualmente está separada hacia el este con respecto a la línea diagonal proyectado por las otras dos pirámides.

Delta Orionis es también mucho menos brillante que las otras dos estrellas, las cuales son de una magnitud muy similar (magn. 2.20, comparado con 1.70 y 1.79) La Pirámide de Micerinos es también mucho más pequeña que las otras dos pirámides las cuales son de una altura muy parecida (65 metros comparado con 147 y 143 metros). Delta Orionis es también mucho menos brillante que las otras dos estrellas, las cuales son de una magnitud muy similar (magn. 2.20, comparado con 1.70 y 1.79) La Pirámide de Micerinos es también mucho más pequeña que las otras dos pirámides las cuales son de una altura muy parecida (65 metros comparado con 147 y 143 metros).

(La diferencia entre las pirámides egipcias y los portentos de Gizhé es evidente)

En los "Textos de las Pirámides" la "Vía de Agua Sinuosa" era vista como la representación celeste del Nilo. La sinuosidad del Río Nilo describe perfectamente los movimientos de la Vía Láctea con respecto a la Tierra. Más aún, la alineación sudoeste de las tres estrellas en relación al eje de la Vía Láctea cuadra con el alineamiento sudoeste de las tres Pirámides en relación al eje del Nilo. También es sorprendente que la distancia de las estrellas con respecto al eje de la Vía Láctea cuadra -en igual escala- con la distancia de las pirámides con respecto al eje del Nilo.

También en la Esfinge se comprobaba la relación de alineación astronómica. Entre sus patas existe una inscripción que dice "el lugar del tiempo primigenio". La Esfinge mira al Este, lugar donde el Sol se levanta cada mañana. La estrella Zeta Orionis del Cinturón de Orión cruzó el meridiano en el 10.500 A.C., lo que significa que el punto vernal (lugar que ocupa el Sol en el cielo en los equinoccios) estaba sobre el horizonte justo en el Este, en perfecta alineación con la Esfinge. Asímismo, la constelación zodiacal de Leo estaba localizado hacia el este. Sin duda alguna, la Esfinge estaba apuntando hacia el Cinturón de Orión en el año 10.500 A.C. cuando se encontraba en su punto más bajo en el meridiano sur en plena Era del León.


Hoy sabemos que todo lo que existe en la meseta de Gizeh, Pirámides y Esfinge nos describe el Universo tal y como lo vieron sus constructores. El año 10.500 A.C. y más atrás aún según otros estudios científicos, nos marcan el inicio de una civilización perdida que nos dejaron sus huellas a través de sus monumentos y escritos, certificando la relación estelar con el Hombre de aquellas épocas, verdaderos profesionales en Arquitectura, Astronomía y Tecnología. Protagonistas vivas, la Esfinge, las Pirámides de Kheops, Kefrén y Micerinos (o Khufu, Khafre y Menkaure) son testigos de varias civilizaciones, una perdida en la noche de los tiempos, junto a la faraónica, la griega, la romana y quizás también puedan ver la nuestra.

Fuente - - http://www.robertbauval.co.uk/