05 junio 2008

Decepción por la falta de compromiso en la cumbre de los hipócritas

El gran hambre que siento acercarse
Frecuentemente rondar, después será universal
Tan grande y largo que llegará a arrancar
Del bosque raíz y, el niño del pecho.
.
NOSTRADAMUS
.

Mientras los hipócritas discuten los demás se mueren de hambre

Comenzó con buenas y ambiciosas intenciones, pero va a quedarse en soluciones descafeinadas. La cumbre mundial que ha convocado en Roma la Organicación de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para abordar la crisis de los alimentos ultima una declaración final que incluirá vagos compromisos. El ministro italiano de Exteriores, Franco Frattini, ha tachado el documento de "decepcionante". Los 193 países que participan en la cumbre de los alimentos —que se celebra desde el martes en Roma— intentan cerrar sus trabajos este jueves con una declaración final que debería implicarles para luchar "por todos los medios" contra la crisis alimentaria.

Sin embargo, la cumbre se enfrenta a un embarazoso fracaso. Tras los repetidos llamamientos durante los últimos tres días para que se dejase de hablar sobre el hambre y se empezase a actuar, las palabras del documento final amenazan con minar el resultado de la reunión. "Las negociaciones [de la declaración final] están siendo difíciles", ha dicho Matthew Wyatt subdirector del Fondo para Desarrollo Agrícola de Naciones Unidas. Las negociaciones de la declaración final prosiguen ante la falta de acuerdo y la rueda de prensa de clausura se ha aplazado ya en dos ocasiones, sin que se haya fijado un nuevo horario.

Las organizaciones gubernamentales consideran ya un fracaso la reunión, porque en su opinión refuerza el actual sistema económico que ha llevado justamente a la actual crisis de los alimentos. Los biocombustibles, a los que se mira como responsables parciales de la escalada de precios de las materias primas, han sido uno de los objetos que han dominado los tres días de debates, con EEUU y Brasil (los principales productores mundiales) defendiéndolos con ahínco. Sin embargo, la declaración final podría limitarse en este tema a la puesta en marcha de un "sistema de evaluación" de los biocarburantes "con el fin de conocer mejor el impacto de las bioenergías sobre la seguridad alimentaria", según ha indicado este jueves por la mañana Kieth Wiebe, responsable de desarrollo agrícola de la FAO.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, denunció en la inauguración de la cumbre las "políticas alimentarias que empobrecen a los vecinos" e instó a los países miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) a encontrar rápidamente un acuerdo de liberalización del comercio agrícola. Varios países de África, ONG y los responsables de la OMC y el Banco Mundial han apelado igualmente durante el transcurso de la cumbre a que se abandonen esas políticas, mientras que la Unión Europea ha defendido con uñas y dientes la Política Agraria Común. Según un proyecto de declaración obtenido por AFP, los países deberían implicarse en la lucha "por todos los medios" contra la crisis alimentaria. "También deben prometer más inversiones en el sector agrícola con el fin de aumentar la producción y la productividad", según un responsable de la FAO.

¿Qué te ocurrió Lula? ¿Cuando te ganó el oro?

Funcionarios europeos manifestaron que algunos países latinoamericanos, encabezados por Brasil, no desean suscribir una declaración en la cual "se demonice" a los biocombustibles. Brasil, uno de los mayores productores de biocombustibles, ha defendido enfáticamente lo que considera su derecho a producir etanol de caña de azúcar. En su intervención ante la cumbre, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, expresó que "los biocombustibles no son el villano" de la actual crisis por elevado precio de los alimentos.

"El grupo latinoamericano está haciéndolo todo muy complicado. Brasil es quizás el que está detrás de que esto sea así", le dijo a la BBC un funcionario que prefirió permanecer en el anonimato. "Ellos están tan preocupados de que los biocombustibles sean demonizados que prefieren que no se logre ningún acuerdo en la cumbre a que se logre uno ambiguo con el tema de los biocarburantes", añadió "Todas las regiones, sin excepción, aceptaron el lenguaje del borrador final. Todos los países y regiones están descontentos con algunos elementos; la Unión Europea está insatisfecha con la mención del comercio, por ejemplo, pero se ha llegado un compromiso",