16 julio 2008

Obama advierte del peligro de que se luche una "última guerra"

.
Barack Obama advirtió sobre el peligro de "pelear la última guerra", al tiempo que prometió concentrarse en las amenazas nucleares, biológicas y cibernéticas en caso de ser electo presidente.
.

Obama señaló que los dos objetivos de su gobierno serán asegurar todos los materiales nucleares que están mal administrados, así como eliminar del mundo las armas atómicas. Dijo que firmar tratados de no proliferación ayudará a Estados Unidos a presionar a países tales como Corea del Norte e Irán. Los norcoreanos ya hicieron una prueba atómica. Irán, por su parte, tiene un programa de energía que el gobierno de George W. Bush considera precursor de la fabricación de armas atómicas. "Mientras las armas nucleares existan, conservaremos un vigoroso elemento de disuasión. Pero nuestro objetivo será eliminar todas las armas atómicas" Obama añadió, "El peligro es que estamos librando constantemente la última guerra, respondiendo a amenazas que han fructificado, en lugar de estar un paso adelante de las amenazas del siglo XXI".

No se puede negar que es una buena intención, pero no se engañen, solo son promesas de candidato en campaña. Obama es aún más ignorante que Bush sobre la política exterior y la historia. Basta traer a colación sus opiniones sobre Afganistán y su llamado a aumentar las tropas, que solo irán al matadero, acompañadas por supuesto por la OTÁN. Obama no vencerá donde Alejandro el Magno, Roma, y muchos imperios del pasado, e Inglaterra y la Unión sovietica en el presente, fueron finalmente derrotados.

¿Así pretenden ganar la guerra? La ISAF se retira del distrito de Wanat en Afganistán tras el ataque talibán del domingo. El combate de Wanat comenzó en la madrugada del domingo, cuando un grupo de asaltantes talibanes atacó el puesto de combate de la ISAF y causó la muerte a nueve soldados de EEUU y otros 15 heridos.

La Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) en Afganistán se ha retirado del distrito de Wanat, en el este del país, tras el ataque talibán que causó la muerte de nueve soldados de EEUU el pasado domingo, según ha informado una fuente oficial. "Las tropas abandonaron el distrito el martes por la tarde. Habían arrestado al jefe del distrito, pero luego lo dejaron libre con sólo 20 policías", dijo el gobernador de la provincia de Nuristán, Hazrat Did. En un comunicado, la ISAF reconoció que un "puesto adelantado de combate cerca del pueblo de Wanat" resultó destruido en el combate del domingo, pero precisó que sus fuerzas seguirán patrullando "regularmente" en las cercanías del pueblo.

"Los ciudadanos de Wanat y el norte de la provincia de Kunar pueden confiar en que la ISAF y el Ejército afgano continuarán con una importante presencia en el área", dijo en un comunicado un portavoz de la organización, el capitán Mike Finney. La ISAF ha afirmado haber rechazado el asalto tras varias horas de combate, en el que también se produjeron bajas talibanes. La jornada marcó uno de los días más sangrientos para las tropas estadounidenses desde que comenzó la Operación Libertad Duradera, en 2001. Más de 2.000 personas, entre ellas 700 civiles, han muerto en Afganistán víctimas de la violencia en lo que va de año.

Ahora el punto central de la batalla contra el terrorismo se trasladó a Afganistán. Es la hipocresía llevada hasta el extremo. Iraq está en calma, solo porque el clérigo Muktada al Sader está en calma. A veces nos tratan como sub-normales. Algo está ocurriendo, y grande. No podemos contestar de que se trata, pero todo lo que está aconteciendo es muy extraño. La prensa mundial está centrada en Afganistán, mientras se han dejado de cubrir sucesos mucho más importantes.

En un acto de campaña, Obama definió a Afganistán, y las áreas fronterizasde Pakistán, como “el verdadero centro de la actividad terrorista”, que reclama un tratamiento “agresivo” por parte de EU. Los nueve soldados murieron en la provincia afgana de Kunar durante un ataque lanzado por alrededor de 200 talibán, algunos de ellos procedentes de Pakistán. Otros 15 uniformados estadunidenses y cuatro afganos resultaron heridos en la incursión, rechazada luego con apoyo aéreo. Se trató del episodio de la guerra en Afganistán con más muertos estadunidenses desde la muerte de 16 soldados cuando los talibán derribaron un helicóptero hace tres años.

El frente principal de la “guerra contra el terrorismo” de George W. Bush se ha trasladado unos mil 800 kilómetros al este, de Irak a Afganistán. Este movimiento podría tener un gran impacto en las elecciones presidenciales de noviembre en EU, a pesar de que, según las encuestas, la economía reemplazó a la guerra de Irak como la mayor preocupación de los estadunidenses. La victoria en Irak debe ser la máxima prioridad de la política exterior, según insiste el senador John McCain, virtual candidato de Partido Republicano, en línea con el actual inquilino de Casa Blanca. Pero su seguro rival del Partido Demócrata, el senador Barack Obama, y sus más cercanos asesores, ha señalado repetidamente que la situación en Afganistán y la zona fronteriza de Pakistán con ese país demandan mucha más atención y recursos que los empleados por Bush. ¿Será que la plítica exterior del imperio está en manos de unos limitados mentales? ¿O pensarán que todos electores de los EE.UU son tontos?