05 octubre 2008

General británico afirma que que no existe forma de ganar en Afganistán

.
Este reconocimiento es real, la historia así lo ha demostrado desde ya hace más de 4.000 años. Ni Alejandro Magno, ni los romanos, ni ningún imperio ha logrado quedarse con las áridas e inhóspitas tierras de Afganistán. En tiempos modernos tanto Inglaterra como Rusia lo comprobaron, es por ese motivo que Hamid Karzai, un ex empleado de Carlile Group y ahora presidente quiere negociar con el talibán.
.
Este video muestra a fuerzas imperiales mostrando su poder de fuego en Afganistán, país donde se intensificarán las acciones militares ahora que ambos candidatos a la presidencia de los EE.UU han declarado que es la guerra que hay que ganar (Al correr el video pon en pausa el MP3, que está en la barra lateral)

"No ganaremos en Afganistán"
.
El comandante de las fuerzas británicas en Afganistán, el general de brigada Mark Carleton-Smith, advirtió que es poco probable que se alcance una victoria militar decisiva contra el Talibán. Carleton-Smith también señaló que podría ser necesario llegar a un acuerdo con los militantes islámicos para poner fin a su insurgencia. (BBC)
.
En una entrevista que concedió al periódico británico Sunday Times, el jefe militar indicó que se deberían disminuir las expectativas de lo que se puede lograr en Afganistán. "No vamos a ganar esta guerra". "Se trata de reducirla a un nivel manejable de insurgencia, que no constituya una amenaza estratégica y de la que se pueda hacer cargo el ejército afgano". "No creo que la gente deba hacerse ilusiones de que, cuando nos vayamos, no quedarán bandas errantes de hombres armados en esta parte del mundo. Eso no sería realista".
.
Carleton-Smith dijo que "la naturaleza del debate" debería pasar de las armas a las negociaciones. Si los talibanes estuvieran dispuestos a sentarse al otro extremo de la mesa y a hablar sobre un acuerdo político, ese sería precisamente el tipo de progreso que pone fin a insurgencias como ésta". Sus comentarios tienen lugar después de que se filtrara una información de que el embajador británico en Kabul supuestamente le dijo a un diplomático francés que la actual estrategia en Afganistán está condenada al fracaso.
.

Oponerse a las decisiones imperiales cuesta caro, ya lo sabrá el general inglés que osó opinar en la nota anterior, tal como le sucede al hermanos del presidente afgano que está siendo cuestionado por tráfico de heroína. No sabemos si es o no verdad (Puede serlo perfectamente) Pero era imposible que el imperio no lo supiera antes, por lo mismo esto es un ajuste de cuentas contra el presidente. Así es la política.

Ahmed Wali Karzai, hermano del presidente de Afganistán, Hamid Karzai, podría estar implicado en un caso de tráfico de drogas, según el diario 'The New York Times'. El rotativo tuvo acceso a las notas de una reunión entre miembros de las fuerzas de seguridad afganas y un equipo estadounidense que investiga la relación entre Ahmed Wali Karzai con una red de narcotráfico. En 2004, según los documentos, las fuerzas de seguridad afganas encontraron un enorme alijo de heroína escondido en los bloques de hormigón en un tractor-remolque fuera de Kandahar. El comandante afgano en esa ciudad incautó el camión inmediatamente y se lo notificó a su jefe, Habibullah Jan. Éste contó a los investigadores estadounidenses que recibió una llamada telefónica de Ahmed Wali Karzai para pedirle que liberara el vehículo y la droga. (El Mundo)

Dos años más tarde, durante las operaciones conjuntas de EEUU y Afganistán en la lucha contra el narcotráfico fue detenido otro camión, esta vez cerca de Kabul, con más de 110 libras de heroína. Poco después de la incautación, según las notas de la reunión, los investigadores estadounidenses informaron a las tropas de su país que habían descubierto vínculos entre el envío de drogas y un guardaespaldas al que consideraban que hacía de intermediario para Ahmed Wali Karzai.

Los indicios de la participación del hermano de Karzai en los hechos nunca fueron investigados, según funcionarios estadounidenses y afganos, a pesar de que los rumores de su vinculación con el tráfico de estupefacientes han circulado ampliamente en Afganistán.

Tanto el presidente Karzai, como su hermano Ahmed Wali, actual jefe del Consejo Provincial de Kandahar, la segunda ciudad más grande de Afganistán, niegan las denuncias y las atribuyen a ataques de sus enemigos políticos. "Yo no soy un traficante de drogas, nunca lo fui y nunca lo seré", dijo el hermano del presidente en una entrevista telefónica con el diario. "Soy una víctima de la cruel política". EEUU teme que la percepción de que el presidente afgano pueda estar protegiendo a su hermano esté dañando su credibilidad y socave sus esfuerzos por apoyar a este Gobierno, como garante de la lucha contra la insurgencia talibán financiada con el dinero de la droga. Una de sus preocupaciones es la intensificación de la violencia en el último año, que ha llevado al Gobierno estadounidenses a plantearse un envío mayor de tropas.

Dos altos funcionarios de la administración del presidente George W. Bush reconocieron al diario que la Casa Blanca cree que Ahmed Wali Karzai está implicado en el tráfico de drogas, y cargos estadounidenses han advertido en repetidas ocasiones al presidente Karzai de que su hermano es una responsabilidad política. Por su parte, Humayun Hamidzada, secretario de prensa de Karzai, negó que el hermano del presidente esté involucrado en el tráfico de drogas o que el mandatario haya intervenido para ayudarlo. "Se han hecho denuncias sin pruebas", afirmó Hamidzada, mientras fuentes del Departamento de Estado y de la Oficina de Inteligencia Nacional declinaron hacer declaraciones.