06 mayo 2008

Desastre en Birmania: 22.000 muertos. 41.000 desaparecidos

-----------------------------------------------
Vosotros habéis pecado contra todos los pájaros del cielo
y contra todas las bestias de la tierra
contra los reptiles y contra los peces del mar
y habéis devorado los unos la carne de los otros
y habéis bebido los unos la sangre de los otros.
.
LIBRO DE ENOCH
.

Las cifras de muertes causadas por el devastador ciclón Nargis en Birmania no dejan de aumentar. Ahora, las autoridades informan que son al menos 22.464. El último informe oficial transmitido por la televisión estatal birmana sobre la tragedia añade que hay unas 41.000 personas desaparecidas. Con anterioridad, el ministro de Relaciones Exteriores, Nyan Win, había dicho que el gobierno militar estaba dispuesto a aceptar la ayuda ofrecida por la comunidad internacional, dando luz verde a los preparativos en distintos países. Ahora las organizaciones humanitarias están tratando de ganar acceso al país para desplegar una operación de gran escala.

Pese a que se trata de una concesión inusual por parte de un gobierno que rechazó ayuda tras el devastador tsunami de finales de 2004, aún se desconoce si permitirá la ayuda ofrecida por Washington. Cuando muchos se preguntaban qué iba a pasar con el referendo sobre la nueva constitución programado para el próximo día 10, la Junta Militar informó que la consulta no será suspendida.

El siguiente video muestra la situación en Birmania luego del paso del ciclón

(Al correr el video pon en pausa el MP3, que está en la barra lateral)

Miles de supervivientes del ciclón Nargis se encuentran a la intemperie, sin agua, electricidad o acceso a información sobre la situación. La ayuda no ha llegado todavía a muchas regiones del país y muchos afectados critican la lentitud en la respuesta de las autoridades. Los pueblos de Bogalay y Laputta, en la región de Irrawaddy, son dos de los más afectados, dijeron los medios estatales. Cerca del 80% de Laputta ha sido destruido, y los socorristas aún no han podido llegar a los supervivientes. Informaciones llegadas desde Rangún indican que miles de edificios han sido derribados hasta los cimientos, que el tendido eléctrico está destrozado y muchos árboles fueron arrancados de raíz.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, dijo estar alarmado por el desastre y se comprometió a hacer todo lo posible por Birmania. "Como primer paso, la Oficina de Coordinación de Desastres y Asistencia ya se ha organizado y está a la espera de prestar asistencia si se requiere", dijo. Los pueblos de Bogalay y Laputta, en la región de Irrawaddy, son dos de los más afectados, dijeron los medios estatales. Cerca del 80% de Laputta ha sido destruido, y los socorristas aún no han podido llegar a los supervivientes. Informaciones llegadas desde Rangún indican que miles de edificios han sido derribados hasta los cimientos, que el tendido eléctrico está destrozado y muchos árboles fueron arrancados de raíz.