30 junio 2008

Irán e Israel protagonizan nuevas amenazas de guerra en Medio Oriente

.
En un escenario mundial marcado por el petróleo a US$ 143 el barril, y su impacto en el precio de los alimentos que ya desató un proceso inflacionario con protestas y conflictos sociales extendidos a escala mundial, el Medio Oriente vuelve a pensionarse con un reavivamiento de la escalada bélica entre Irán e Israel. (Este interesante artículo apareció hoy en IAR Noticias)
.

La región volvió a soliviantarse cuando una información publicada originalmente por The New York Times consignaba que Israel realizó un ensayo de guerra con ejercicios militares orientados a enviar un mensaje a la UE y a EEUU de que Israel está decidido a atacar a Irán en caso de que no prosperen las negociaciones diplomáticas para frenar su programa. Esta información, según analistas de Wall Street cobró decisiva influencia en la especulación financiera con las acciones del petróleo cuyo precio alcanzó la semana pasada la línea récord de US$ 143 el barril. Hay una percepción extendida entre los especialistas de que una posible guerra Irán e Israel calienta el petróleo y baja las bolsas, lo que imprime más incertidumbre a los mercados financieros donde los especuladores (frente a la crisis bursátil) se refugian en las acciones del petróleo y las materias haciendo estallar para arriba los precios.

En la semana que pasó, Irán e Israel protagonizaron duros cruces y amenazas de guerra que van configurando un escenario cada vez más nítido de enfrentamiento que parece no tener retorno.
La nueva escalada comenzó cuando el ministro israelí de Transporte, Shaul Mofaz, muy cercano al primer ministro, Ehud Olmert, en declaraciones al diario de mayor tirada del país, Yedioth Ahronoth, dijo que "Si Irán sigue con su programa de desarrollar armamento nuclear, nosotros le atacaremos. Las sanciones son ineficaces", "Atacar a Irán, para frenar sus planes nucleares, será inevitable", afirmó el ex jefe del Ejército y también ex ministro de Defensa. Esta es la amenaza más explícita hasta ahora contra Irán por parte de un miembro del gobierno israelí.



"El país haría "uso de la violencia en caso de que hiciera falta", señaló el viernes Isaac Ben-Israel, diputado del partido oficialista Kadima, en entrevista con el semanario alemán Der Spiegel. Israel está en condiciones de bombardear la infraestructura del programa nuclear de Irán, advirtió el ex general de la fuerza aérea, del que se afirma que participó en la planificación del ataque militar de 1981 contra el reactor atómico de Osirak, en Irak. En la entrevista con el semanario alemán, Ben-Israel reconoció que un ataque aéreo es "tal vez más difícil, pero es factible". "Lo podríamos hacer hoy mismo", señaló, y confirmó las maniobras militares realizadas hace poco en el Meditarráneo, en el que se simuló un bombardeo de las instalaciones nucleares iraníes.

Irán respondió en forma inmediata: El Estado judío se encuentra al alcance de los cohetes iraníes, manifestó el general Mohammed Ali Yafari, comandante de la poderosa Guardia de la Revolución. Irán responderá con un ataque de misiles a cualquier ataque contra sus instalaciones nucleares. El enemigo intenta atacar las instalaciones nucleares de Irán para impedir nuestro desarrollo del proyecto nuclear,” puntualizó Jafari, agregando que "el ataque sólo conduciría a una suspensión temporal de ese proyecto.” Advirtió que Israel “se encuentra completamente dentro del área de alcance de los misiles de largo alcance de Irán” y que, al mismo tiempo, Israel es incapaz de enfrentar el golpe de los misiles iranios. “Cuando sean invadidos, todos los países recurrirán a todos los medios para realizar un contraataque,” apuntó Jafari, “si Irán es atacado, es natural que bloqueemos el Golfo y el Estrecho de Ormuz".



Al evaluar el ensayo militar israelí, "fuentes oficiales de la Casa Blanca y el Pentágono", señaló The New York Times,, opinaron que esos ejercicios probablemente fueron, "ensayos de potenciales bombardeos contra instalaciones nucleares iraníes". Los cazas israelíes recargaron combustible en vuelo a 1.440 kilómetros de sus bases, y como anotaron los expertos estadounidenses, los ejercicios operaron en la distancia que separa Israel de las instalaciones nucleares de Natanz, en el sur del territorio iraní. Un detalle destacado por observadores -según el Times- fue la reciente reunión sostenida entre el primer ministro de Israel Ehud Olmert con los estrategas de los bombardeos de la aviación israelí contra el reactor nuclear iraquí Osirak en 1981.

El ex representante de EEUU en la ONU, John Bolton, también sorprendió a los nalistas la semana pasada al afirmar que este año Israel atacará a Irán, pero después de las elecciones presidenciales en EEUU, para evitar empantanar la imagen de los republicanos. Todo parece coincidir con los planteos de Israel de darle un desenlace al frente diplomático y pasar a la siguiente fase del frente militar. Los planteos de Israel para atacar Irán se resumen en una ecuación: el desarrollo nuclear-militar de Irán es directamente proporcional a una amenaza a la existencia del Estado de Israel.