14 julio 2008

Afganistán acusa a Pakistán de estar tras la ola de atentados y ataques.

.
El gobierno de Afganistán acusó a los servicios de inteligencia de Pakistán de ser responsables de una ola de atentados y ataques en territorio afgano así como del intento de asesinar a su presidente, Hamid Karzai.
.

Entre estos hechos de violencia se incluye la explosión provocada la semana pasada por un atacante suicida frente a la embajada de India en Kabul que dejó un saldo de más de 50 muertos. Una resolución aprobada este lunes por el consejo de ministros de Karzai responsabiliza a la ISI, siglas con las que se conoce a la agencia de inteligencia paquistaní, de estar interfiriendo abierta y directamente en los asuntos afganos.

El corresponsal de la BBC en Kabul, Martin Patience, indica que el mensaje del gobierno afgano empeora las ya problemáticas relaciones con Islamabad, que niega cualquier responsabilidad en la situación cada vez más inestable en su país vecino. Patience recuerda que ya el mes pasado Karzai había amenazado con enviar fuerzas del ejército afgano a territorio paquistaní para combatir a las milicias que -según el mandatario- Islamabad no se esfuerza en controlar.


En la resolución de este lunes, su consejo de ministros establecen que en protesta por esta interferencia de los servicios de inteligencia paquistaníes, Kabul no tomará parte de las próximas conversaciones con Pakistán y Estados Unidos para discutir los problemas transfronterizos. Mientras tanto y en forma coincidente, el gobernador de la Provincia de la Frontera Noroeste de Pakistán, Owais Ghani, lanzó una advertencia a Washington para que detenga sus ataques aéreos en territorio paquistaní.

Según Ghani, estos ataques dirigidos a grupos del Talibán y otras milicias instalados en esa región, dificultan en forma notoria la campaña del ejército paquistaní para acabar con estos mismos grupos. Medios estadounidenses habían informado que el Pentágono estaría estudiando intensificar estas operaciones aéreas en la frontera entre Afganistán y Pakistán ante lo que consideran "insuficientes esfuerzos" de Islamabad. (Fuente: BBC MUndo)

El presidente afgano, Hamid Karzai, no está dispuesto a soportar por más tiempo que su país se vea acosado por grupos talibanes que luego se refugian en territorio paquistaní. Y ayer hizo una demostración de que su paciencia se ha agotado al amenazar de forma vehemente con atacar a varios líderes insurgentes que se esconden en la nación dirigida por Pervez Musharraf. «Les cogeremos, les venceremos y nos vengaremos de todo lo que han hecho a Afganistán durante tantos años», dijo en rueda de prensa en Kabul.Karzai se refirió explícitamente al integrista Baitulah Mehsud, que se refugia en la región tribal de Waziristán del Sur y ha sido acusado por Islamabad de estar implicado en el asesinato de la ex primera ministra Benazir Bhutto. «Mehsud tiene que saber que ahora iremos a por él y que atacaremos su casa».

Pero no se detuvo ahí y también advirtió al clérigo Fazlulah, que tiene su base de operaciones en el valle norteño paquistaní de Swat, de que irán a por él «y sus bases». El dirigente afgano incluso fue más allá al anunciar que otro de sus objetivos es el mulá Omar de Pakistán. «Afganistán tiene el derecho a defenderse», abundó Karzai, quien alertó sobre la amenaza que supone que los insurgentes pasen de un lado al otro de la conflictiva frontera afganopaquistaní. El 31 de mayo, ya expresó su preocupación sobre la nueva política antiterrorista de Islamabad y avisó de que expresaría sus quejas si los acuerdos del Gobierno con líderes integristas afectan a la seguridad afgana