01 julio 2008

Pakistán realiza una gran operación militar contra el Taliban

.
La fontera pakistaní - afgana, tiembla con el tronar de cañones y bombas, pero el talibán aguanta. En una gran operación militar contra grupos terroristas, el Ejército de Pakistán ha tomado el control de las regiones de Shalobar y Aka Khel, situadas en el distrito de Bara, mientras los combates continúan en otras partes de Khyber.
.
¿Quieres comprar armas? En pakistán es fácil.

La operación militar del Ejército de Pakistán contra grupos de terroristas en la demarcación tribal paquistaní de Khyber, cercana a Afganistán, continúa este domingo con la toma de un distrito, la muerte de un líder integrista y el despliegue de más tropas.

Los soldados y los agentes están intentando extender ahora sus operaciones a otras zonas de Khyber, mientras que muchos de los lugareños están intentando huir hacia la cercana ciudad de Peshawar, capital de la Provincia de la Frontera del Noroeste. Como parte de la operación, vehículos militares blindados llegaron a la localidad de Bara para reforzar la presencia de las fuerzas paquistaníes en la zona. La ofensiva comenzó este sábado después de que en los anteriores cinco días los enfrentamientos entre dos tribus acabaran con sesenta muertos y ochenta heridos en el valle de Terah, situado en Khyber. En la región donde se desarrolla la ofensiva se halla el conocido paso de Kyber, una de las principales vías para pasar la frontera de Pakistán a Afganistán.

Tras la decisión del Ejército de desplegarse en Khyber, el líder talibán paquistaní Baitullah Mehsud suspendió las negociaciones de paz con el Gobierno paquistaní. El nuevo Ejecutivo, encabezado por el Partido Popular de Bhutto, ha dado un giro a la política contra el terrorismo del presidente Pervez Musharraf y ha apostado por entablar el diálogo con quienes depongan las armas, además de potenciar el desarrollo económico del depauperado cinturón tribal fronterizo con Afganistán. El Ejecutivo ha firmado acuerdos de paz con líderes locales en el valle norteño de Swat y en varias demarcaciones tribales, lo cual no ha evitado que la violencia continúe en el volátil noroeste paquistaní. (Fuente. Libertad DIgital)

En este video verás al ejército pakistaní.


Pakistán, un pozo sin fondo en el que se pierden miles de millones de dólares

A la inestabilidad política en Pakistán se suma un nuevo motivo de preocupación. Estados Unidos ha dado a este país más dinero que a ningún otro en el marco de la lucha contra el terrorismo, pero no está claro en qué lo ha empleado. La Oficina de Control del Gasto del Congreso acaba de publicar un informe que asegura que la Administración Bush ha concedido a Islamabad más de 2.000 millones de dólares sin hacer un correcto seguimiento de si ese dinero se empleaba en lo que se había pactado. Así que, más de un tercio de los fondos proporcionados desde el 11 de septiembre de 2001 presentan irregularidades contables, incluyendo derroche

Por ejemplo, el Pentágono pagó 20 millones de dólares para la construcción de una carretera y otros 15 millones para búnkers, y no hay constancia de que se haya construido ni una cosa ni la otra, según el informe, revelado por The Washington Post.En total, Pakistán ha recibido más de 5.500 millones de dólares de los casi 7.000 millones que el Fondo de Apoyo a la Coalición ha distribuido a 27 países en los últimos seis años para luchar contra el terrorismo.

Parece que el Ejército paquistaní está derrochando el dinero de los contribuyentes norteamericanos sin que nadie se moleste en investigarlo. ¿Tan difícil es confirmar que una carretera se ha construido?, criticó el demócrata Tom Harkin, miembro del Comité de Asignaciones del Senado.Sin embargo, el Departamento de Defensa se defendió asegurando que la Oficina de Control del Gasto no ha tenido en cuenta la “significativa contribución” de las autoridades de Islamabad al combate contra los terroristas o la “flexibilidad” necesaria en “entornos de emergencia”.

Pero hay más ejemplos. El informe cita pagos mensuales de unos 19.000 dólares por vehículo de 20 pasajeros usados por la Armada paquistaní y aparecen “cargos duplicados”. El Pentágono tampoco reaccionó a la escasez de medios de los helicópteros, pese a que Estados Unidos pagaba su mantenimiento.El problema es que como otros receptores de fondos estadounidenses, Pakistán es un país soberano que puede no cumplir los estándares contables, así que es necesario llegar a un acuerdo sobre unas normas mínimas para evitar el fraude. (Fuente Gaceta.es)