10 julio 2008

A veces quiesiéramos que la cosa fuese más lenta, pero la crisis se extiende sin control.

.
Ahora es Wall Street, quien necesita ayuda inmediata. El quiebre del sistema financiaro mundial está ad portas. Tal como lo diagnosticó el colectivo económico Europa 2020, que vaticinó un colapsos sistémico mundial. Pero hasta el último segundo siguen robando, luego de tomar las trillonarias utilidades del petróleo, el centro de la especulación mundial hace agua, y por supuesto el gobierno les ayudará. PARA ESTO ES EL DINERO Y NO PARA CUMBRES QUE DONDE PUEDA SERVIR A LOS MÁS POBRES.
.

EEUU estudia un amplio rescate financiero para evitar el "colapso" de Wall Street.

La crisis financiera se acelera a pasos agigantados en EEUU. El Tesoro estudia diversas medidas para acudir al rescate de los gigantes hipotecarios de EEUU, cuya delicada situación ha disparado todas las alarmas en el mercado de derivados ante su posible quiebra, tal y como adelantó LD. Mientras, el presidente de la Reserva Federal (FED), Ben Bernanke, solicita al Congreso nuevas competencias ante un posible “colapso” en Wall Street, ya que varias firmas importantes se encuentran en el “abismo de la bancarrota”. El tiempo da y quita la razón. Los salvavidas de los bancos centrales para inyectar liquidez en el mercado no han servido absolutamente de nada para recuperar la estabilidad financiera, tal y como avanzó Libertad Digital. Así, se confirma que lo peor del credit crunch (restricción del crédito o falta de liquidez) aún estaba por llegar, pese al optimismo mostrado por algunos de los grandes gurús económicos.

Es más, tal y como adelantó este diario, la Fed se encuentra en estos momentos ante una disyuntiva histórica: Acudir al rescate de nuevas entidades financieras y grandes compañías que cotizan en Bolsa, ante la amenaza masiva de quiebras en el mercado estadounidense. De hecho, ya ha tenido lugar un proceso similar, puesto que la Reserva Federal ha puesto en marcha en los últimos meses diversos mecanismos en un intento desesperado por nacionalizar la mala deuda que acumulan los bancos norteamericanos. Sobre todo, los gigantes hipotecarios de EEUU, cuyo riesgo de quiebra se ha disparado en el mercado de derivados (credit-default swaps), tal y como advierte LD. Ante este negro panorama, el presidente de la Reserva Federal Ben Bernanke, y el secretario del Tesoro, Henry Paulson, han reiterado este jueves que los reguladores públicos del mercado financiero necesitan competencias adicionales para proteger a la economía de un posible colapso de una importante compañía de Wall Street. Y ello, apenas dos días después de anunciar la extensión de su programa de créditos de emergencia para apoyar a las empresas que cotizan en la Bolsa estadounidense.

Estas recomendaciones forman parte de un debate ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes sobre la manera de modernizar el sistema regulador del país, para responder mejor a crisis como las actuales del mercado inmobiliario o de crédito. Según Bernanke, múltilpes firmas están casi en la "bancarrota"Tanto Bernanke como Paulson abogan, así, por nuevas medidas y procedimientos con los que el Gobierno pueda efectuar una liquidación "ordenada" de un banco de inversión en crisis, con el fin de evitar un posible contagio al sistema financiero y la economía en general. Precisamente, Fortis advertía hace escasas fechas del riesgo real de que el sistema financiero de EEUU se viera inmerso en el colapso en apenas unas semanas.

Tales procedimientos existen para la banca comercial, pero no para la de inversión, y unas normas claras habrían facilitado la disolución de la firma Bear Stearns, que fue adquirida finalmente por JPMorgan Chase. "A la luz del episodio de Bear Stearns, el Congreso podría analizar si se necesitan nuevas herramientas para asegurar una liquidación ordenada de firmas importantes que se encuentran en el abismo de la bancarrota", según Bernanke. En concreto, Bernanke opina que las reformas en materia reguladora de bancos de inversión deben tener en cuenta la particularidad de este negocio y establecer una "supervisión consolidada" de esas entidades. La Reserva ha abierto un debate con otras agencias federales para reformar la regulación de las instituciones financieras a raíz del colapso de Bear Stearns y las turbulencias financieras provocadas por la crisis de las hipotecas de alto riesgo.

Bernanke no se ha referido en sus declaraciones ante el Comité de Servicios Financieros sobre qué agencia federal debería tener más poder para proteger a la economía de las crisis financieras. El secretario del Tesoro, por su parte, que fue quien recientemente propuso esa reforma, afirma ante el Congreso que "está claro que algunas instituciones, si colapsan, pueden tener un impacto" en la economía y otras empresas, alerta. De hecho, no se trata de ninguna posibilidad remota. El Tesoro de EEUU estudia ya la aplicación de diversos planes de contingencia para acudir al rescate de Fannie Mae y Freddie Mac (los gigantes hipotecarios de EEUU) en caso de que ambas entidades acaben en quiebra, según recoge el diario Wall Street Journal. Según esta información, los reguladores llevan estudiando esta posibilidad desde hace meses, dada la necesidad de capitalización que presentan los balances de ambas entidades, de cuya salud depende además directamente el mercado inmobiliario del país (copan el 80 por ciento de las hipotecas), y una parte sustancial del sector bancario.

Según un reciente estudio de la entidad de inversión Bridgewater Associates, las pérdidas y la necesidad de ampliar capital aumento apenas ha dado comienzo. Así, según este informe, las entidades financieras retienen en sus balances un importante volumen de activos cuyo valor no es real. En concreto, dicha firma estima que la rebaja (writedowns) en la valoración de activos podría alcanzar una cifra astronómica: 1,6 billones de dólares. De momento, tan sólo ha salido a la luz una parte de estas devaluaciones. Es más, anotaciones por valor de otros 26,6 billones de dólares podrían también estar en riesgo, en caso de aplicar el valor actual de mercado. Según dicho documento, “tenemos grandes dudas de que las instituciones financieras sean capaces de obtener suficiente capital para cubrir las pérdidas. Lo cual empeorará la falta de liquidez o restricción del crédito”, según recoge en un reciente artículo el diario Sonntagszeitung. Bridgewater Associates es el segundo mayor fondo de cobertura crediticia del mundo. Las pérdidas esperadas se extienden a una amplia gama de productos crediticios, tales como hipotecas, tarjetas de crédito o meros préstamos comerciales, tal y como adelantó LD. La mayoría de estas pérdidas se concentrarían en EEUU. Bridgewater considera que, hasta el momento, las entidades financieras tan sólo han reconocido rebajas de activos por valor de 400.000 millones de dólares (Fuente: Libertad Digital)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Dios nos coja confesados a todos, que desgracia, lo triste es que la historia siempre acaba igual.

http://www.elobservatodo.cl/tmp_images/174/noticia_8653_normal.jpg

Y el video siguiente es una realidad:

http://www.youtube.com/watch?v=a9MBfDKqliM

Slds.

Oton Van Olts dijo...

Así ha sido siempre, pero al final van a ser derrotados.