08 diciembre 2008

El matadero afgano se reactiva, nunca podrán vencer al taliban.

.
Ya le ocurrió antes a cada imperio que trató de dominar las abruptas montañas afganas, desde Alejandro el Magno, hasta la Rusia moderna, Inglaterra, los persas y todos quienes lo intentaros debieron finalmente abandonar el matadero. sin embargo esta vez es diferente pues no solo se juega una conquista, sino que el futuro de todo oriente, pues las repercusiones han llegado hasta India, Paquistán y cada país del cinturón islámico (55 Naciones, desde las Filipinas hasta el Medio Oriente)
.
Este video muestra las consecuencias de los ataques talibanes contra convoyes aliados en las carreteras afganas, ahora sin embargo han extendido los ataques contra las bases donde se preparan estos convoyes (al correr el video pon en pausa el MP3, que está en la barra lateral)

Mientras más de dos millones de musulmanes comenzaron ayer su viaje a la localidad de Muzdalifa, en Arabia Saudí, para arrojar piedras al diablo, en la parte más peligrosa de la peregrinación de haj, en Paquistán se produce un segundo ataque contra fuerzas militares occidentales. Por segundo día consecutivo, insurgentes paquistaníes han incendiado un convoy de suministros de la OTAN. Si ayer fue un convoy de camiones cargado con vehículos militares el que fue atacado por unos 250 talibanes cerca de Peshawar, esta noche ha sido un cargamento de contenedores con material para las tropas de la Alianza el que ha sufrido el embate de los insurgentes, también en las inmediaciones de la misma ciudad.
.
El ataque se ha producido a apenas dos kilómetros de donde tuvo lugar el ataque del domingo, en el que quedaron calcinados un centenar de camiones, algunos cargados de vehículos militares. Esta vez, los insurgentes, probablemente talibanes, se han dirigido a la terminal de carga, donde se almacenaban los contenedores. "Los milicianos han llegado pasada la medianoche, disparando al aire, han vertido gasolina en los contenedores y los han incendiado", ha declarado Mohammad Zaman, un guarda de seguridad de la terminal. "Nos dijeron que no nos harían daño, pero nos exigieron que no trabajásemos para los americanos", ha dicho. A su marcha han dejado medio centenar de contenedores destruidos, así como dos camiones cargados de suministros para los soldados de la OTAN, a los que han disparado sendos cohetes.
.
La ruta que une la ciudad de Peshawar con la ciudad de Torkham, en la frontera con Afganistán, es la línea de suministro más importante para los soldados de la OTAN y de EE UU desplegados en Afganistán. Hace una semana, ya fue destruido un convoy de 22 camiones con alimentos y material. La creciente actividad terrorista en Pakistán, sobre todo en el norte del país, está empezando a inquietar en Occidente, además del aumento de la insurgencia en suelo paquistaní, sobre todo de elementos talibanes que buscan refugio al otro lado de la frontera. Al tiempo que el reciente Gobierno de Pakistán, con apenas ocho meses de ejercicio tras el derribo del régimen de Pervez Musharraf, intenta atajar la insurgencia talibán en el norte, en la frontera con Afganistán, tiene ahora que lidiar con la presión de India, que le exige resultados en la lucha contra los grupos terroristas que luchan por Cachemira y cometen atentados en India, como los de Bombay de hace dos semanas.
.

Los talibanes reconquistan Afganistán.

La creciente influencia del movimiento talibán hace temer que puedan volver a conquistar el poder en Afganistán, del que fueron expulsados en 2001 tras una invasión liderada por Estados Unidos. Según un informe que hará público hoy el Consejo Internacional de Seguridad y Desarrollo (ICOS, en sus siglas en inglés), los talibanes han incrementado su poder considerablemente en el último año y tienen ya "presencia permanente" en un 72% de Afganistán, frente a un 54% en noviembre del año pasado.

"La deprimente conclusión es que, a pesar de las enormes inyecciones de capital internacional que fluyen a este país y a pesar del enorme deseo de tener éxito en Afganistán, el Estado está otra vez en serio peligro de caer en manos de los talibanes", subraya el informe. El ICOS, conocido anteriormente como The Senlis Council, es un centro de estudios especializado en programas de seguridad global con oficinas en Londres, París, Bruselas y Río de Janeiro y plataformas investigadoras en Afganistán, Irak y Somalia. En el pasado ha destacado por su agresiva campaña en defensa de canalizar la producción de opio afgano hacia la medicina y en contra de la erradicación forzosa de esos cultivos.

Su último informe sobre la situación en Afganistán destaca que los esfuerzos para la reconstrucción económica del país "no han logrado tener impacto en las condiciones de vida de las comunidades locales" y que "la actual insurgencia, dividida entre un largo componente de comunidades rurales fundamentalmente motivadas por la pobreza y un concentrado grupo de militantes islamistas radicalizados, está ganando impulso, complicando aún más el proceso de reconstrucción y desarrollo y saboteando en la práctica la misión de estabilización de la OTAN-ISAF en el país". "Hasta que la comunidad internacional no expanda su centro de atención más allá de las dimensiones militares tradicionales, centrándose en las necesidades que tienen las comunidades rurales y restableciendo así sus niveles previos de apoyo, existe el peligro de que los talibanes acaben simplemente infestando Afganistán bajo las narices de la OTAN", sostiene el informe del ICOS.

Los talibanes empezaron a reagruparse en 2004 y desde entonces han ido extendiendo su presencia. Ésta sigue siendo especialmente relevante en el sur del país, gracias tanto a su dominio de la propaganda y su capacidad para presentarse como una alternativa al poder local como por los errores cometidos por las fuerzas de Estados Unidos y de la OTAN. Entre los errores más graves citados por el informe figuran los bombardeos aéreos, que causan numerosas víctimas civiles, y la erradicación de los campos de opio, que perjudica a los agricultores locales.

Y, sobre todo, el equívoco del presidente estadounidense, George W. Bush, de creer que "cuando los afganos ordinarios se den cuenta de la superioridad del modelo de democracia occidental y los beneficios de ese sistema fluyan por cada esquina del país, entonces el dominio de los talibanes se verá arrastrado a los márgenes de la historia". El incremento del poder talibán significa que en estos momentos tienen una presencia permanente y hacen ingobernable un 72% del territorio de Afganistán y una presencia sustancial en otro 21%. Sólo en el restante 7% se puede considerar que su presencia es ligera. El mapa de esa presencia se ha elaborado combinando los datos de ataques insurgentes y las percepciones de los residentes locales. Esa presencia se está incrementando también en la capital, Kabul, con asaltos a objetivos de alto valor simbólico como hoteles y embajadas y la introducción del sistema de secuestro de occidentales o su asesinato. Fuera de Kabul, el ataque más simbólico ha sido el que se produjo en junio pasado en la prisión de Kandahar, que se convirtió en un valioso factor de propaganda para el movimiento.

El ICOS subraya que, "mediante una sofisticada serie de ataques terroristas tácticos y una compleja red de inteligencia", los talibanes han conseguido desestabilizar numerosas zonas del país y están empezando a ganar también la guerra de la propaganda, lo que los sajones llaman "la batalla de las mentes y los corazones". "La comunidad internacional no ha conseguido dar suficiente importancia a las necesidades y deseos de la población afgana y eso se ha convertido en un factor clave de la creciente popularidad de la insurgencia", asegura el ICOS. La lista de errores aliados es larga. La agresiva política antinarcóticos ha llevado a los afganos a asociar a la comunidad internacional con la pérdida de su medio de vida, y en las zonas en las que se mantienen los cultivos están ayudando a los talibanes a financiarse. La ayuda humanitaria no llega a sus destinatarios y los talibanes lo han aprovechado para presentarse como la autoridad legítima ante quienes se sienten abandonados por las fuerzas extranjeras. La muerte de civiles en los bombardeos aliados ha beneficiado a los talibanes. Éstos se están aprovechando también de la dificultad de los aliados para combatir su guerra de guerrillas con un ejército convencional. Los aliados no se atreven a entrar en los santuarios talibanes en la frontera con Pakistán. Por último, las divisiones entre los miembros de la OTAN refuerzan la moral de los talibanes.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

vamos el taliban todavia, larga vida al hezbollah!, que hagan mierda a los judakas!

Anónimo dijo...

la humanidad es perversa en un 100%
hay que buscar a DIOS en estos tiempos del fin.
un saludo a oton.

AZ dijo...

"ISRAEL:

Sírvante pueblos, Y naciones se inclinen a tï; Sé señor de tus hermanos, Y se inclinen ante ti los hijos de tu madre.
MALDITOS LOS QUE TE MALDIJEREN,
Y BENDITOS LOS QUE TE BENDIJEREN. Gén 27:29"